Ciudad de México. México se tiene que preparar para hacerle frente a la caída del precio del petróleo; si en el transcurso de los meses el costo del hidrocarburo se incrementa, sin duda sería una fortuna para las finanzas públicas del país, admitió Luis Madrazo.

El jefe de la Unidad de Planeación Económica en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) reconoció que la economía mexicana enfrenta un entorno externo complejo, pero consideró que cuenta con herramientas para hacerle frente al “triste contexto” que ocasionó la caída en el precio del petróleo.

Precisó que hay factores económicos externos que golpean las finanzas públicas; contexto en el cual se realizó el ajuste preventivo de 124,300 millones de pesos y la entrega de los precriterios de Política Económica para el 2016 con un recorte al gasto de 135,000 millones de pesos.

“El factor macroeconómico que más influencia tiene en las finanzas públicas del país es el precio del petróleo. La caída en el costo del hidrocarburo es permanente (por lo menos duradera), y ello implica que los precios se mantengan bajos en los próximos años”, admitió.

De acuerdo con la Unidad de Inteligencia Financiera de El Economista, si el precio del petróleo al finalizar el año promedia en 44.8 dólares por barril, y no se contará con las coberturas, el gobierno perdería 43% de los ingresos petroleros esperados para el 2015.

En entrevista, Madrazo aseveró que la principal herramienta para enfrentar la tempestad que viven las finanzas públicas es la reforma fiscal, misma que hizo más progresivo el régimen fiscal e incrementó los ingresos no petroleros en el último año.

Reconoció también que la reforma energética brinda un margen que no se tenía antes y que sin duda podrá atraer más inversión al sector en el nuevo contexto de precios bajos del crudo.

“Otro elemento de fortaleza con el que cuenta el país es el tipo de cambio flexible, que se ha convertido en un amortiguador para los choques externos, y ello hace que la economía real funcione adecuadamente”, refirió.

Además, enfatizó que las coberturas petroleras que contrató el gobierno federal para blindar el precio del crudo en 79 dólares por barril se convierten también en otro elemento para proteger -este año- los ingresos petroleros ante los choques externos.

“Las coberturas petroleras que se contrataron para el 2015 nos dan un margen de tiempo suficiente para revisar el gasto a profundidad”, comentó.