Lima. El papel del presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, en la reactivación de la economía nacional ya se deja sentir y las proyecciones dan cuenta de un crecimiento por encima del 4% al cierre de 2016, mejorando los porcentajes del 2,35% en 2014, y del 3,26% en 2015.

     Las proyecciones fueron confirmadas por el presidente del Banco Central de Reserva (BCR), Julio Velarde, al destacar que la economía peruana liderará la expansión económica en la región este año.

     Según el funcionario, la reactivación económica es el resultado de las cifras positivas que registra Perú en diversos sectores productivos durante la gestión de Kuczynski, que inició el pasado 28 de julio.

     A sólo una semana para cumplir cinco meses en el poder, las medidas de reestructuración adoptadas por el gobierno ya han tenido efectos positivos, lo que ha sido reconocido por los principales agentes económicos.

Las metas trazadas por Kuczynski tienen como principal objetivo el crecimiento de la economía y la disminución de los niveles de pobreza, que actualmente afecta a cerca del 23% de los peruanos.

     La confianza que los hombres de negocios depositan en el veterano gobernante de 79 años se reflejó durante la reciente Conferencia Anual de Ejecutivos de Empresas, que se desarrolló los primeros días de diciembre.

     En el marco de este encuentro empresarial, Kuczynski recibió el apoyo del 89% de los ejecutivos de las principales corporaciones del país, quienes destacaron la implementación de la reforma fiscal, la facilitación administrativa para crear empresas y los incentivos para la formalización de las firmas.

     "Queremos una economía de mercado boyante con justicia social. Punto. Eso es lo que queremos", expresó el jefe de Estado condensando en esta breve frase, pero con contundencia, los objetivos trazados por su gobierno.

     Al respecto, el presidente de la Confederación Nacional de Instituciones Financieras (Confiep), Martín Pérez, resaltó las grandes expectativas que han despertado las medidas económicas adoptadas por Kuczynski, porque generarán inversiones y empleos.

     Pérez indicó que el mandatario peruano y sus ministros están articulados en un discurso homogéneo, con una sola meta, que busca el crecimiento económico de este país y la mejora de las condiciones sociales.

     Las metas trazadas por Kuczynski tienen como principal objetivo el crecimiento de la economía y la disminución de los niveles de pobreza, que actualmente afecta a cerca del 23% de los peruanos.

     De acuerdo a los datos estadísticos del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), el flagelo de la pobreza afecta a cerca de ocho millones de peruanos, de los 31 millones de habitantes que tiene este país.

     "Tenemos que eliminar la pobreza en Perú", expresó el gobernante peruano al trazar una de las metas de su política de gobierno, cuyo sustento se basa en los programas de desarrollo económico puestos en marcha desde que asumió al poder.

     En este sentido, el proceso de formalización de medianas y pequeñas empresas que impulsa Perú permitirá que el crédito bancario, que actualmente representa el 50%, se convierta en un 100%, lo que contribuirá también al crecimiento económico.

     De acuerdo a las proyecciones del presidente del BCR, gracias a un mejor comportamiento del Producto Interno Bruto (PIB) durante los próximos dos años, este país liderará, ubicándose por encima de la mayoría de países de la región.

     Entre otras consideraciones, el banco emisor también indicó que gracias a la reactivación económica de la era Kuczynski, Perú espera cerrar el año en curso con un superávit de US$667 millones en la balanza comercial.

     Las cifras positivas en este rubro ocurren después de dos años de déficit, herencia del gobierno del expresidente Ollanta Humala (2011-2016).

     Para Velarde, la mejora de las exportaciones durante 2016 es sintomática y refleja los efectos de las medidas económicas puestas en marcha que permitió envíos por más de US$36.000 millones, superando los US$34.236 millones de 2015.

     Las proyecciones, para los próximos años, a medida que se acentúan las reformas económicas que desarrolla el gobierno peruano, se reflejarán en el comercio exterior con ventas por US$40.252 millones en 2017 y US$41.986 millones durante 2018.