Reuters. La agencia de calificación Standard & Poor's colocó en "default" o cesación de pagos los bonos soberanos de Venezuela con vencimiento en 2020, luego de que venció un período de gracia de 30 días para el pago de un cupón por US$45 millones.

S&P mantuvo la calificación soberana para la deuda de largo plazo en "SD" o incumplimiento parcial.

La agencia tiene a la deuda de Venezuela en vigilancia crediticia con implicaciones negativas.

"(...) refleja nuestra visión de que el soberano puede de nuevo incumplir un pago de sus obligaciones crediticias o intentar una operación de canje de deuda en dificultades -lo que equivale a un default- en los próximos tres meses", agregó.

Las agencias calificadores señalaron a Venezuela en default fundamentalmente por el retraso en relación a las deudas en noviembre pasado, pero ya se da como un hecho que en 2018 el gobierno directamente no podrá pagar.

En los próximos diez años, Venezuela deberá pagar cerca de US$ 91.000 millones por concepto de deudapública externa; un golpe duro para un país que cayó en default parcial en 2017, según las agencias calificadoras de riesgo. Solo en 2018, el pago deberá ser de US$ 8.400 millones, de los cuales US$ 5.500 millones son de bonos República en deuda soberana y US$ 2.900 millones de bonos de Pdvsa.

Las agencias calificadores señalaron a Venezuela en default fundamentalmente por el retraso en relación a las deudas en noviembre pasado, pero ya se da como un hecho que en 2018 el gobierno directamente no podrá pagar.

El gobierno venezolano honró sus obligaciones contractuales con el exterior incluso en sus peores momentos, como el año 2002 con el paro petrolero nacional, hasta que en 2017 se le agotaron los recursos.

* Con información de Reuters y El Observador de Uruguay.