La agencia Standard & Poor's redujo la calificación de Puerto Rico a "CCC-" desde "CCC+" con perspectiva negativa, diciendo que un impago, un canje desfavorable o una amortización de la deuda del estado libre asociado podrían ocurrir en los próximos seis meses.

S&P dijo que colocó toda la deuda al mismo nivel "CCC-", lo que refleja su opinión de que todas las obligaciones de deuda están potencialmente en riesgo por una posible reestructuración debido a la gravedad de la situación fiscal actual de Puerto Rico.

El gobernador de Puerto Rico pidió el lunes que se permita que el estado libre asociado reestructure su deuda bajo el código de bancarrota de Estados Unidos, mientras que un asesor recién designado a la isla caribeña dijo que el territorio es "insolvente" y que pronto se quedará sin dinero.