Nueva York. La agencia de calificación Standard & Poor's declaró este miércoles la deuda de la República de Argentina en cese de pagos selectivo (categoría SD) desde su anterior posición, CCC-/C, después de que no se efectuara el pago a algunos de los tenedores de deuda soberana reestructurada.

Este cese de pagos solo afecta a los US$539 millones que no han llegado a hacerse efectivos por estar retenidos en el Bank of New York Mellon (BoNY) por recomendación del magistrado Thomas Griesa, a cargo de la demanda de fondos especulativos contra Argentina por la deuda en mora desde 2001.

Desde Standard & Poor's han argumentado en un comunicado que, después de vencerse hoy el período de gracia de treinta días del que disponía el Gobierno de Argentina para que el dinero llegara a los bonistas, se produce este "default selectivo" que no afecta a otros acreedores.

"En caso de que Argentina llegara a sanear el incumplimiento del pago de los bonos reestructurados, entonces podríamos revisar nuestra calificación en función del riesgo residual de litigios a los que se enfrente el país, de su acceso a los mercados de deuda internacionales y de su perfil de riesgo general", añadió.

La decisión de Standard & Poor's se conoció mientras una delegación del Gobierno argentino encabezada por su ministro de Economía, Axel Kicillof, continuaba reunida con el mediador judicial, Daniel Pollack, para llegar a un acuerdo con los fondos especulativos.

Después del anuncio de la agencia de calificación, el ministro Kicillof se trasladó hasta la sede del Consulado argentino en Nueva York donde tiene previsto ofrecer una rueda de prensa a partir de las 17.15 hora local (21.15 GMT) para explicar los resultados de la negociación de este miércoles.

Cabildo abierto contra fondos buitre. Organizaciones políticas y sociales afines al gobierno de Cristina Fernández realizaron en Buenos Aires un "cabildo abierto" en rechazo del accionar de los fondos de inversión especulativa que litigan contra Argentina por bonos en mora desde 2001.

Los manifestantes se concentraron a las puertas del Cabildo, en el centro de la capital argentina, donde llamaron a defender la "soberanía nacional" y no permitir que los "especuladores" se "lleven por delante" la "independencia política" del país sudamericano.

La protesta se realizó en momentos en que representantes de Argentina negocian en Nueva York una solución al conflicto con los fondos buitre, que tienen una sentencia a favor, firmada por el juez neoyorquino Thomas Griesa, para cobrar deudas por US$1.500 millones, entre capital e intereses.

El objetivo del gobierno argentino es lograr una solución que evite que el país caiga en un cese de pagos con los acreedores de la deuda reestructurada.

"Advertimos que hay vida después de Griesa. Las políticas centrales de este país van a continuar. Si hay alguna dificultad con el comercio internacional, efectivamente, habrá que asumirlas", dijo a Efe el diputado Juan Carlos Junio, del partido Nuevo Encuentro, quien participó en el "cabildo abierto".

Según opinó el parlamentario, Griesa "ha demostrado a lo largo de todo este tiempo que es un juez parcial, y un juez parcial es la negación de la Justicia".