Río de Janeiro. La agencia de clasificación de riesgo Standard and Poor's (S&P) anunció hoy que mantiene la nota de crédito soberano de Brasil en "BB", el llamado bono basura, por las "incertidumbre políticas" que atraviesa el gigante sudamericano y los "considerables desafíos fiscales y económicos" que debe enfrentar.

"Los considerables desafíos fiscales y económicos en Brasil implican una necesidad de un comprometimiento más firme en las políticas", dijo en un comunicado la agencia.

"Pese al progreso del ajuste a medio plazo sobre el gobierno Temer, la continuidad de incertidumbres políticas, mayores presiones fiscales de los gobiernos locales y la fragilidad de la economía implican en un ajuste más lento y prolongado", agregó la agencia.

Fitch espera que el crecimiento de la economía de Brasil sea de una media del 2,5 por ciento, con un déficit fiscal medio del 7 por ciento entre 2017 y 2019, mientras que la deuda pública líquida debe elevarse del 52 por ciento del PIB en 2016 al 67 por ciento en 2019.

S&P fue la primera que quitó el sello de buen pagador de Brasil en septiembre de 2015, una acción que fue seguida por otras dos grandes agencias internacionales, Fitch y Moody's. En su última revisión, en febrero de 2016, S&P rebajó nuevamente la nota de Brasil, apuntando una perspectiva negativa