Nueva York. Standard and Poor's dijo este lunes que podría aumentar la calificación crediticia de Bolivia si los recientes planes sobre inversión en proyectos de gas y petróleo se traducen en perspectivas de un mayor crecimiento económico en los próximos tres a cinco años.

S&P revisó a positivo desde estable el panorama de la calificación de Bolivia, justo tres meses después de subir la nota a B+. Un panorama positivo significa que es posible una mejora de la calificación dentro de los próximos dos años.

La agencia basó su decisión ante importantes proyectos de infraestructura e inversiones anunciados en los últimos tres meses, tales como un acuerdo entre el grupo indio Jindal Steel y el gobierno boliviano para invertir US$2.100 millones en la industria siderúrgica.

S&P también apuntó que acuerdos de exploración para los sectores de gas y litio ya han sido anunciados.

"Si algunos de los acuerdos marchan según el plan, la inversión extranjera directa se incrementará significativamente, elevando las perspectivas de crecimiento y el panorama para las exportaciones", escribió el analista de S&P Richard Francis en un informe.

Con la decisión, S&P se unió a Moody's Investors Service, que ya tiene a Bolivia con panorama positivo para su deuda soberana.

Bolivia está actualmente calificada en la categoría B+ por las tres mayores agencias calificadoras, incluyendo a Fitch Ratings.