Nueva York. La agencia Standard & Poor's subió la calificación crediticia de Perú este martes, colocándola en un escalón más dentro del grado de inversión por las expectativas de que el nuevo presidente, Ollanta Humala, ejecutará un presupuesto sólido y apoye el crecimiento.

El nacionalista Humala ganó la segunda vuelta de las elecciones el 5 de junio, derrotando a la conservadora Keiko Fujimori.

S&P elevó su calificación a largo plazo en moneda extranjera para Perú a "BBB" desde "BBB-" con un panorama estable.

"La mejora refleja nuestra expectativa de que la continuidad de una amplia política fiscal y monetaria bajo el nuevo Gobierno de Ollanta Humala respaldará una mayor flexibilidad de la política económica y del crecimiento", dijo el analista de crØdito de S&P Richard Francis en un comunicado.

Humala, un militar retirado que solía asustar a los inversores con una encendida retórica, ganó las elecciones prometiendo gobernar como un izquierdista amigo de las empresas como el ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva.

La economía de Perú, un importante exportador de metales, se expandió un 8,8% en 2010 y se encamina a crecer un 6,5% este año.

"Esperábamos un alza en la calificación para Perú pero no tan luego. Pensábamos que se produciría a fines de este año o a inicios del 2012", dijo Camilo Pérez, economista jefe del Banco de Bogotá en Colombia.

"La mayoría de las agencias calificadoras tienen un panorama positivo sobre la nota de Perú. El único tema que las estaba frenando era la elección de Humala, que resultó ser benigna", aseguró Pérez. "Nombró un gabinete que el mercado aprueba".

El nuevo gobierno trazó planes para impulsar el gasto social y de infraestructura pero también "señaló su propósito de implementar estas prioridades gradualmente y dentro de los límites de un enfoque fiscal prudente, vinculando los gastos a un aumento de los ingresos, en parte por el sector minero", afirmó

S&P. Humala, quien asumió la presidencia hace un mes, planea aumentar el presupuesto en un 5% el próximo año.

El ministro de Finanzas dijo el viernes que la propuesta de presupuesto, que se espera sea enviada al Congreso en los próximos días, contaba con un crecimiento de al menos un 6% el próximo año y un superávit fiscal de un 1% del Producto Interno Bruto