Luxemburgo. Los problemas que afronta la zona euro y su divisa son serios, pero la respuesta de los inversores ha sido probablemente excesiva, dijo el director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn.

Antes de la reunión de los ministros de Finanzas de la zona euro, el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, señaló también que el ritmo de la reciente depreciación del euro es un tema de preocupación para los reguladores, pero que su actual tasa de cambio no lo es.

Los ministros de Finanzas de la zona euro acordarán nuevos detalles sobre el instrumento especial que usarán para emitir bonos en los mercados internacionales de capitales.

Los fondos logrados se utilizarán para inyectar 440.000 millones de euros a los miembros de la zona euro que han tenido problemas de financiación a tipos de interés asequibles.

 Antes de la reunión, el euro se siguió debilitándose.

"Como saben, es una situación muy seria, pero es increíble lo rápido que han sido capaces de reaccionar los europeos", dijo Strauss-Kahn.

El jefe del FMI señaló que los inversores tendrán dentro de poco una visión más realista sobre la escala de los problemas que afronta la zona.

"Creo que en el próximo periodo la gente volverá a la realidad de las cifras", dijo. "La tensión a la que se ha sometido a Europa es probablemente exagerada".

Aunque no dentro de la zona euro, Hungría ha sido el foco más reciente de atención de los temores de los inversores sobre la solvencia.

No obstante, Rehn quitó hierro a esas preocupaciones al apuntar el progreso que ha hecho ya en tratar sus problemas fiscales.