Excelsior.com.mx. El número de personas ocupadas en la informalidad volvió a alcanzar un récord: 14 millones de mexicanos (29.2% de la población ocupada) tiene un empleo sin las garantías de ley.

Según cifras del Inegi, en lo que va del sexenio se han integrado dos millones 595 mil personas a ese sector. Esta cantidad es 156% mayor que la de empleos formales generados en el mismo lapso.

Al cierre de 2011, en tanto, el desempleo se ubicó en 4.8% de la Población Económicamente Activa: 2.4 millones de personas no tuvieron trabajo.

La cifra implica una reducción: un año antes, 2.5 millones no tenían plaza, lo que entonces representó 5.3% de la gente en edad de laborar.

La suma de los 14 millones de mexicanos en la economía informal y los 2.4 millones de de­sempleados (16.4 millones) es ya mayor que el número de trabajadores registrados en el IMSS.

Informalidad en ascenso. Al cierre de 2011, el número de personas ocupadas en la informalidad ascendió a 14 millones que representan al 29.2 por ciento de la población ocupada, con lo que el indicador alcanzó un máximo histórico, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

El Inegi dio a conocer que sólo en el periodo comprendido entre el último trimestre de 2010 y el mismo lapso de 2011 se integraron 1,6 millones a la informalidad, por lo que de continuar la tendencia, advierten analistas, el número de ocupados en ese sector podría rebasar a los formales en el mediano plazo.

De los 14 millones, 8,3 millones son hombres; y 5,7 millones son mujeres. La suma de ambos es ligeramente inferior a los 15,2 millones de trabajadores formales registrados ante el IMSS hasta enero pasado.

La suma de desempleados (2,4 millones) e informales (14 millones) es igual a 16,4 millones de personas y esta cantidad es superior a los 15,2 millones de trabajadores registrados en el Instituto Mexicano del Seguro Social hasta enero.

Asimismo, dio a conocer que el número de desempleados en el último trimestre de 2011 sumó 2,4 millones de personas, con lo que la tasa de desocupación se ubicó en 4,8% de la Población Económicamente Activa, integrada por 50,3 millones de personas.

La tasa de desocupación reportada por el Inegi para el último trimestre del año pasado fue inferior respecto a la de 5,3% que se registro en el mismo lapso del 2010, cuando el número de desempleados ascendió a poco más de 2,5 millones de personas.

La comparación de los datos muestra que el número de desempleados se redujo en más de 100 mil personas, de 2,5 millones en el último trimestre de 2010 a 2,4 millones en el mismo lapso del 2011.

Balance sexenal. En lo que va de la presente administración se integraron a la informalidad 2 millones 595 mil 309 personas y esta cantidad es 156% más grande que el número de empleos formales generados durante el mismo lapso de tiempo, que fue de 1 millón 678 mil 559.

De acuerdo con información publicada por la Secretaría del Trabajo, del 1 de enero de 2007 al 31 de diciembre de 2011, se generaron 1 millón 627 mil 725 empleos formales registrados ante el IMSS.

Si se suman los 50 mil 834 empleos que se registraron ante el Seguro Social en enero de 2011, el número de puestos de trabajo formales generados en lo que va de la actual administración asciende a 1 millón 678 mil 559.

Por otra parte, de acuerdo con información del Inegi, en el cuarto trimestre de 2006 había 11 millones 404 mil 691 personas en la informalidad y esa cantidad aumentó a 14 millones al cierre de 2011.

Lo anterior significa que sólo en lo que va de la actual administración se integraron 2 millones 595 mil 309 personas a la informalidad. Esta cantidad es 156% más grande que el número de empleos formales generados por el gobierno del presidente Calderón.

Insuficiente. Ernesto O’Farril, presidente de Bursamétrica, dijo que, en términos generales, 2011 fue un buen año en materia de crecimiento económico y de generación de empleo, ya que el PIB creció aproximadamente 4 por ciento se crearon más o menos 700 mil empleos.

Sin embargo, advirtió que, evidentemente, tanto la tasa de crecimiento como la generación de empleos fueron insuficientes para satisfacer la demanda de puestos de trabajo que genera cada año por la incorporación de aproximadamente un millón de jóvenes al mercado laboral y para resolver el rezago histórico de puestos de trabajo, estimado en 10 millones.

Ante esta situación, dijo, que es necesario hacer a México un país más atractivo a la inversión.