Singapur. La mayoría de las bolsas asiáticas subieron este miércoles luego de que las utilidades de dos grandes minoristas de Estados Unidos y una oferta de compra por US$9.000 millones en el sector agrícola reforzaron la confianza de los inversores.

Sin embargo, datos económicos estadounidenses contradictorios limitaron las ganancias. Los precios al productor se incrementaron en julio por primera vez en cuatro meses, alejando fantasmas de deflación, pero el inicio de construcción de viviendas estuvo por debajo de lo esperado.

Las acciones japonesas subieron gracias a que los inversores buscaron oportunidades tras el cierre en mínimos de ocho meses el día anterior, pero el repunte fue limitado por la persistente fortaleza del yen contra el dólar.

Las acciones de la compañía minera BHP Billiton centraban la atención en Asia, con un descenso de 4,4%, ante la preocupación de que podría tener que pagar demasiado para adquirir al grupo canadiense fabricante de fertilizantes Potash Corp, que rechazó la oferta original.

La minera anglo-australiana, que cuenta con un fondo en efectivo estimado en US$11.000 millones, está buscando capitalizar el resurgimiento del negocio de los fertilizantes tras un colapso en la demanda durante la crisis económica mundial.

"Es sólo BHP; una gran historia restando un montón de puntos al índice", dijo Ben Potter, analista de IG Markets.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas subía 0,46% tras las ganancias en Wall Street, impulsadas por los gigantes minoristas Wal-Mart Stores Inc. y Home Depot Inc, cuyos resultados superaron los pronósticos.

Algunos analistas advirtieron, sin embargo, que las utilidades sostenidas por recortes de costos no demostraban una fortaleza subyacente en la economía.

El índice Nikkei de la bolsa de Tokio cerró con una ganancia de 0,9%, con los inversores aprovechando para comprar acciones que perdieron valor en los últimos días.

Los participantes del mercado dijeron que es difícil que el Nikkei obtenga ganancias sustanciales sin una sostenida debilidad del yen, aunque un rebote de corto plazo parecía haber concluido luego de que el Nikkei se desplomó a mínimos de 13 meses la semana pasada, a 9.065,94 puntos.

El dólar perdió 0,1% contra el yen, a 85,39 yenes, retrocediendo hacia mínimos de 15 años a 84,72 yenes tocados la semana pasada. "La tendencia de venta de dólares parece no haber cambiado", dijo un operador japonés de una casa de cambio.

El euro cayó 0,5%, a 109,64 yenes, revirtiendo gran parte de la ganancia del día anterior y acercándose al mínimo en casi siete semanas a 109,07 yenes registrado esta semana en la plataforma electrónica EBS.

Los precios del petróleo caían 50 centavos, a US$ 75,27 por barril, luego de que un reporte señaló que los inventarios de petróleo en Estados Unidos van camino a un récord tras un inesperado aumento la semana pasada.