Beijing. El banco central de China registró una caída de sus fondos existentes en yuanes para monedas extranjeras de 190.500 millones de yuanes (28.600 millones de dólares), hasta los 23,4 billones de yuanes en julio, según los datos publicados hoy domingo.

La bajada, superior a la caída de 97.700 millones de yuanes de junio, marcó el noveno mes consecutivo de descenso.

Como los yuanes no son convertibles libremente bajo la cuenta de capital, el Banco Popular de China ha de comprar divisas generadas por el superávit del comercio exterior y la inversión extranjera en el país, agregando fondos al mercado monetario.

Estos fondos son un importante indicador de los flujos de capital foráneo de entrada y salida del país, además de la liquidez doméstica del yuan.

Las preocupaciones sobre los flujos de salida de capital habían crecido a medida que la economía se desaceleraba, y la moneda china se había depreciado desde que China reformó su mecanismo de cambio de divisas el año pasado.