Las presiones que enfrenta el gobierno federal por el pago de pensiones seguirán en ascenso y serán un reto para las finanzas públicas por los próximos 15 años, aseguró Vanessa Rubio, subsecretaria de Hacienda y Crédito Público.

Para 2018, según cifras de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), el gobierno Federal pagará 793.700 millones de pesos en pensiones, con recursos fiscales, lo que representa un aumento de 5,1% respecto al gasto pensionario ejercido en este año. 

Este gasto seguirá creciendo en los próximos años, conforme haya más jubilados bajo el régimen de la generación de transición, aquellos que comenzaron a cotizar antes de la reforma de 1997 a la Ley del Seguro Social, según la subsecretaria. Esto implica que el Estado seguirá destinando gran parte de los recursos fiscales al pago de pensiones. 

“Realmente la generación de transición todavía va a tardar unos 15 o 20 años en que la podamos solventar desde el punto  de vista fiscal y después ya vamos a poder transitar casi completamemte al Sistema de Ahorro  para el Retiro, entonces vamos a seguir teniendo presiones pensionarias en los próximos 10  o 15 años” advirtió la funcionaria en el marco de la Segunda Convención Nacional de las Afores.