El Banco Nacional de Suiza sacudió este martes los mercados de divisas al fijar una tasa cambiaria mínima de 1,20 francos contra el euro, diciendo que la hará cumplir mediante la compra de moneda extranjera en cantidades ilimitadas.

El anuncio inmediatamente redujo cerca de un 8% del valor del franco, que se había disparado debido a que los inversores lo usaban como un refugio seguro ante la crisis de deuda en la zona euro y la agitación en los mercados bursátiles.

"La actual sobrevaluación masiva del franco plantea una amenaza grave a la economía suiza y conlleva el riesgo de un desarrollo deflacionario", dijo en un comunicado el banco central suizo (SNB, por su sigla en inglés).

"Con efecto inmediato, ya no se tolerará una tasa cambiaria euro/franco suizo por debajo de la tasa mínima de 1,20 francos. El SNB hará cumplir esta tasa mínima con la mayor determinación y está preparado a comprar moneda extranjera en cantidades ilimitadas", agregó.

El SNB agregó que incluso a una tasa de 1,20 francos contra el euro, su moneda aún está apreciada y que debería continuar debilitándose con el tiempo.

"Si el panorama económico y los riesgos deflacionarios así lo requieren, el SNB tomará medidas adicionales", indicó.