Buenos Aires. Las importaciones de diésel, gas natural licuado, fuel oil y electricidad derrumbaron 22% interanual en julio el superávit comercial de Argentina, mostraron este martes datos oficiales.

El saldo comercial del país en el séptimo mes del año fue de US$672 millones, dijo el ente estatal de estadísticas Indec, en un dato que se ubicó por debajo de lo esperado por el mercado.

El resultado de la balanza comercial fue producto de un incremento de las exportaciones del 22% a US$7.317 millones y de un aumento de las importaciones del 30% a US$6.645 millones, dijo el Indec.

"El mayor ascenso en valores absolutos se observó en las importaciones de Combustibles y lubricantes (...) principalmente por las mayores compras de gas oil (diésel), gas natural licuado, fuel oil y energía eléctrica", indicó el Indec.

El país importó combustibles y lubricantes por US$1.307 millones en julio, agregó el instituto, 102% más que en el mismo mes del 2010.

El gobierno de la presidenta Cristina Fernández, que buscará ganar un nuevo mandato en los comicios del 23 de octubre, está destinando millonarios recursos para subsidiar servicios públicos como el transporte y la energía.

La extracción local de petróleo y gas está en declive desde hace años debido a controles de precios que, según expertos, desestimulan la producción.

Los consultores sondeados por Reuters esperaban que Argentina obtuviera un superávit comercial promedio de US$748 millones en julio, 13,1% por debajo del saldo favorable de US$861 millones del mismo mes del 2010.