Santiago. El superávit comercial de Chile anotó en febrero su mayor nivel en cuatro años, impulsado por un fuerte repunte en sus envíos de cobre y pese a un alza en las importaciones, lo que afianzaría las expectativas de un buen desempeño de la economía en la primera parte del año.

En febrero, el saldo de la balanza comercial fue de US$1.248 millones, dijo este miércoles el Banco Central, su mayor superávit desde mayo del 2014.

La entidad informó que las exportaciones alcanzaron a US$6.355 millones en el segundo mes, un alza interanual del 36,3%, lo que también se ha reflejado en una fortaleza del peso chileno frente al dólar para alcanzar recientemente máximos en más de tres años.

"Las cifras muestran una significativa mejora en las exportaciones (...) incidido positivamente por mayores exportaciones mineras", dijo un informe del banco Bci.

Analistas estiman que la economía debería crecer entre 4,0% y 5,0% en febrero, luego de una sorpresiva expansión del 3,9% que registró en el primer mes del año.

Analistas estiman que la economía debería crecer entre 4,0% y 5,0% en febrero, luego de una sorpresiva expansión del 3,9% que registró en el primer mes del año.

Más de la mitad de los envíos en febrero correspondieron a despachos de cobre, del que Chile es el mayor productor mundial.

En febrero, las exportaciones del mineral crecieron un 59%, apoyado en un precio del metal más alto y en una mayor producción debido a una base de comparación favorable por el efecto que tuvo el año pasado una huelga en la mina Escondida.

"Las exportaciones agrícolas también avanzaron en aproximadamente un 40% en términos interanuales (...) excluyendo los bienes de consumo semiduraderos y no duraderos, todas las categorías de importación mostraron un avance", dijo Felipe Guzmán, analista de Credicorp Capital.

Las importaciones, en tanto, llegaron a US$5.107 millones, un avance del 14,2% en comparación a febrero del año pasado.

En los dos primeros meses de este año, las exportaciones sumaron US$13.011 millones, mientras que las importaciones alcanzaron a US$10.553 millones.

Para este año, el Banco Central ha pronosticado un saldo positivo en la balanza comercial de US$8.800 millones.