Cuba dijo este jueves que sus importaciones y exportaciones disminuyeron en US$4.200 millones en 2015 y que el superávit comercial cayó en US$1.600 millones por los bajos precios de las materias primas y la crisis en Venezuela, arrojando luz sobre las recientes medidas de austeridad.

Cuba ha reestructurado la mayor parte de su deuda extranjera en los últimos años y ha cumplido sus pagos, pero proveedores y socios en empresas conjuntas dijeron que ha tenido problemas para pagarles a tiempo.

El reporte de la Oficina Nacional de Estadística e Información dijo que las exportaciones de bienes y servicios alcanzaron el año pasado US$14.900 millones y las importaciones sumaron US$12.600 millones, frente a los US$17.800 millones y US$13.900 millones que totalizaron respectivamente en 2014.

Las exportaciones de bienes bajaron US$1.500 millones y las servicios sufrieron una merma de US$1.300 millones, a pesar de un incremento de los ingresos por turismo y telecomunicaciones incluidos en la categoría junto con las rentas por los servicios de profesionales de la salud y otras áreas enviados al extranjero.

El presidente Raúl Castro dijo en junio que los menores precios de las materias primas habían golpeado a las exportaciones cubanas de níquel, productos refinados del petróleo y azúcar, mientras que los ingresos por las ventas de servicios profesionales a países como Venezuela y Angola habían disminuido.

Castro, hablando ante la Asamblea Nacional, dijo que los envíos de petróleo desde Venezuela también han caído. El Gobierno anunció entonces que las importaciones serían recortadas en US$2.500 millones durante el resto del año y que se reducirían las asignaciones de combustibles y electricidad para las empresas estatales.

La economía cubana crecería apenas un 1% en 2016, comparado con la expansión de un 4% que anotó el año previo, dijo el Gobierno.