Perú. El Banco Central de Reserva del Perú (BCR) prevé que el Perú tendrá un superávit comercial de US$3.961 millones de dólares en 2017, una proyección superior en US$1.500 millones, respecto a su estimación realizada a finales de 2016.

“Hemos corregido el superávit de US$2.454 millones a casi 4.000 millones, es importante señalar que en 2015 hemos tenido un déficit de casi US$3.200  millones, hay una reversión del déficit de casi US$7.000 millones de dólares”, señaló el presidente del BCR, Julio Velarde.

De esta manera, en su último Reporte de Inflación marzo 2017, que contiene proyecciones macroeconómicas, el ente emisor también revisó al alza su estimación para el superávit de la balanza comercial del 2018 a US$4.268 millones, de los US$2.252 millones calculados previamente en el reporte de diciembre 2016.

En ese sentido, refirió que esta mayor entrada de dólares a la economía nacional, ejercerá una presión a la baja en el precio de la moneda estadounidense en el mercado cambiario local.

“Obviamente eso también agrega una presión a la baja del tipo de cambio, no es el primer factor, el primer factor son los movimientos de capitales, pero obviamente es un factor importante a destacar”, dijo Velarde.

Recuperación de exportaciones. El titular del ente emisor señaló que la exportación de productos tradicionales este año alcanzaría los US$30.657 millones, un crecimiento de US$4.653 millones frente a los US$26.004 millones registrados en 2016.

Asimismo, los productos no tradicionales también registrarían un avance en este año, con una expectativa de alcanzar los US$11.043 millones de dólares, ligeramente mayor a los US$10.733 millones  registrados el año pasado.

Refirió que los mercados de la región se están recuperando, así como el de Estados Unidos, país que empieza a demandar un mayor consumo de productos de origen peruano. “Incluso algunos productos textiles (del Perú) que habían estado retrocediendo hasta el 2008, han comenzado a recuperarse”, precisó.

Volumen de exportaciones no tradicionales. La autoridad señaló que el volumen de las exportaciones no tradicionales en enero de este año registró un crecimiento consecutivo de siete meses, luego de varios periodos de caída.

“Estamos observando en los últimos meses una recuperación y un crecimiento, todavía no alcanzamos los niveles de años anteriores, pero ciertamente es una señal positiva”, subrayó.

También, indicó que los mayores volúmenes de exportación minera y la recuperación de los términos de intercambio (la diferencia entre los precios de exportación y los de importación) permitirían la reducción del déficit en cuenta corriente en el periodo 2016-2018.

El ente emisor proyecta que el déficit en cuenta corriente como porcentaje del PBI para el presente año será de 2,6%, y para el 2018 se reducirá a 2,4%.

Asimismo, Velarde señaló que se espera un ingreso de capitales externos privados de largo plazo en 4% del PBI para este año, y el 2018 se elevará a 4,3%.

Respecto a las Reservas Internacionales (RIN), indicó que a fines de 2016 se encuentran en US$61.7 mil millones, un nivel alto  que permite enfrentar contingencias macroeconómicas adversas, y es uno de los más altos en la región.

Tipo de cambio. De otro lado, refirió que el precio del dólar ha venido bajando, debido a tres factores, uno porque el entusiasmo de una sobre recuperación rápida de la economía estadounidense “se ha disipado un poco”.

El segundo factor, dijo, es porque el dólar ya se había fortalecido bastante con la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos.

“Ahora el dólar comenzó a debilitarse frente a gran parte de las monedas, no solo de los países emergentes sino también de los países desarrollados, esto que hemos visto de la apreciación del sol en los últimos días, también se ve en casi todas las monedas de América Latina”, dijo.

El tipo de cambio del dólar frente al sol, de un pico de 3.39 soles en enero de este año, ha descendido a 3.24 soles en la tercera semana de marzo.

El presidente del BCR también señaló que un tercer factor en el descenso del dólar es interno, como el próximo inicio del periodo de pago del Impuesto a la Renta (IR), cuando las empresas cambian sus dólares para pagar el tributo en soles. “Pero los más fuertes son los dos primeros factores internacionales”, puntualizó.