Buenos Aires. El superávit primario de Argentina se disparó en julio gracias a la fortaleza de la recuperación económica y el incremento de los ingresos tributarios.

El país registró un superávit primario de 3.900 millones de pesos (US$1.000 millones) en julio, más de cinco veces el superávit informado para el mismo período del año anterior, según el ministerio de Economía.

El resultado superó fácilmente las expectativas. Analistas y economistas encuestados por el banco central proyectaban que el gobierno informara un superávit primario de 2.500 millones de pesos.

El fuerte resultado también llevó al superávit fiscal -la balanza de ingresos y gastos gubernamentales incluyendo pagos de deuda- al terreno positivo, con un superávit de 2.700 millones de pesos en julio.