Después de conocer las peticiones de las firmas comisionistas al Gobierno en el séptimo congreso de Asobolsa para poder flexibilizar algunas normas en momentos de números rojos de las economías desarrolladas y emergentes y que han golpeado sus utilidades, el superintendente financiero, Jorge Castaño, les respondió a estas compañías diciendo que espera muestras concretas en conductas que no permitan generar un espacio similar al de Interbolsa y de esta manera avanzar en una regulación que se acomode a las necesidades del sector.

“La confianza no se genera por la existencia o no de regulación. Hemos escuchado que el mercado está sobrerregulado y asfixiado, pero no se dan cuenta de que la regulación es una reacción del Estado a una serie de hechos y si las comisionistas nos están pidiendo flexibilización, nosotros esperamos muestras concretas de buenas conductas”, dijo, añadiendo que actualmente la Superintendencia adelanta un plan de supervisión a dos firmas comisionistas en donde se han detectado irregularidades: “La lección se ha aprendido y estos inconvenientes no son de las firmas, el problema está en algunos corredores de bolsa que aún siguen teniendo interés en seguir con este tipo de prácticas”.

Según cifras del Autorregulador del Mercado de Valores (AMV), en lo corrido del año se han interpuesto 28 sanciones a corredores de bolsa y agentes del mercado, algunos con expulsión del mercado y otros con multas económicas por hasta $200 millones por prácticas inadecuadas con los portafolios de los clientes.

El presidente de Acciones y Valores, Rafael Aparicio, considera que estas indebidas prácticas son aisladas del verdadero compromiso de las comisionistas. “Todos estamos buscando excelencia y dar la mejor asesoría a los clientes, pero desafortunadamente estos lunares siempre existirán en el mercado. Lo que sí debemos buscar es lograr sacarlos del sistema para transmitir una verdadera confianza”.

El superintendente Castaño aseguró que la entidad ha percibido irregularidades en la entrega de información a sus clientes en algunas sociedades comisionistas, persistiendo operaciones sin autorización de los inversionistas, lo que elevó el nivel de quejas por la incorrecta utilización de su portafolio “y en estos momentos de incertidumbre, lo mejor es pensar en cómo proteger los intereses de los accionistas y no trabajar solamente pensando en las obligaciones de los resultados”.

Para Rafael Aparicio, quien también preside el Consejo Directivo de la Bolsa de Valores de Colombia, no se puede confundir una queja por el comportamiento negativo de las acciones generando disminución de ganancia en un portafolio, con las prácticas inadecuadas. “Pueden existir quejas que están siendo mal entendidas en un mercado a la baja, pero esto no significa que estemos haciendo mal las cosas. Por el contrario, es una condición del mercado. De igual manera, hace falta más educación financiera para poder aprovechar oportunidades cuando todo el mundo solo ve números negativos”.

Aunque el modelo de negocio en Colombia de la firma chilena Larrainvial está dirigido exclusivamente a inversionistas institucionales como fondos de pensiones, aseguradoras, fiduciarias y fondos de capital extranjero, la presidenta de esta corredora, María José Ramírez, mencionó que cuando la compañía se instaló en el país, la confianza de muchos inversionistas estaba dañada por el caso Interbolsa. “Después de este episodio no siento que ya estemos del otro lado y considero que se puede demorar. Para que podamos mejorar la confianza en los clientes es importante tener claro que la transparencia en las operaciones es la mejor carta de presentación a los inversionistas”.

Para Ricardo Arango, presidente de Ultrabursátiles, el superintendente tiene información que el sector no conoce. “La conducta actual de las firmas comisionistas es excelente y no somos ajenos a que se puedan presentar brotes de este tipo y con esto quiero decir que no es solo problema de Colombia. De seguro pasarán estas cosas en los mercados de Europa, Estados Unidos y en Inglaterra y pretender que acá no existan personas que por un momento de ambición quieran hacer cosas que no se ciñan a la ley, es imposible”. Arango añadió que después de lo ocurrido con lo de Interbolsa se pudo depurar el mercado y el caso generó conciencia para hacer las cosas bien.

Aunque la Superintendencia Financiera les pide a los agentes del mercado elevar la confianza para poder ajustar en un futuro cercano el mercado a sus necesidades, Castaño anunció algunas flexibilizaciones en normas puntuales como el mecanismo de apalancamiento a las comisionistas con una adecuada gestión de riesgo en materia de liquidez. “De esta manera la próxima semana en renta fija privada vamos a lanzar una tabla donde individualizaremos el riesgo de cada emisor y donde se puede reconocer el perfil de riesgo de cada compañía. Otro anuncio es que en repos y simultáneas se podrán tener en cuenta las garantías, lo que permitirá realizar con el mismo capital más operaciones en el mercado”.