Brasilia. La tasa de desempleo de Brasil subió más a lo esperado por tercer mes, lo que sugiere que el declive del año pasado pudo haber sido un fenómeno temporal y no un repunte sostenido del empleo.

La tasa de desempleo subió a 13,1% en los tres meses hasta marzo, dijo este viernes el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

El mercado estimaba que la tasa de desempleo se ubicara en un 12,9%, según la mediana de las estimaciones de analistas consultados en un sondeo de Reuters.

Es la lectura más alta desde mayo de 2017, igualó el pronóstico más alto de un sondeo de Reuters entre analistas y se acercó al máximo histórico de 13,7% que tocó en marzo de ese año.

El desempleo estable debería mantener contenidas las presiones sobre los precios mientras los salarios permanecen estancados al ser ajustados por inflación, entorpeciendo los esfuerzos del Banco Central por acelerarla de vuelta hacia el rango de meta.

El crecimiento estable de los empleos informales, en que los trabajadores no tienen acceso a beneficios laborales, había impulsado una serie de nueve meses de caída del desempleo que terminó en diciembre. Pero incluso el empleo informal fue golpeado a comienzos de 2018 cuando expiraron contratos de trabajadores temporales.

El empleo formal aún no muestra señales de repunte, un indicio de que la lenta e impar recuperación económica de Brasil podría demorar un tiempo antes de reflejarse en el mercado laboral.

El desempleo estable debería mantener contenidas las presiones sobre los precios mientras los salarios permanecen estancados al ser ajustados por inflación, entorpeciendo los esfuerzos del Banco Central por acelerarla de vuelta hacia el rango de meta.

Eso debería mantener encaminado al Banco Central para reducir las tasas de interés en otros 25 puntos básicos a un mínimo histórico de 6,50% en su reunión de política monetaria del mes próximo.