La tasa de desempleo en Brasil cayó a un nuevo mínimo histórico en noviembre, lo que refleja su ajustado mercado laboral pese al estancamiento en el crecimiento de la mayor economía de Latinoamérica.

La cifra de desocupación bajó a un 5,2% en noviembre desde un 5,8% en octubre, dijo el jueves el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), con lo que anotó la menor lectura desde que se comenzó a registrar la serie en 2002.

Se esperaba que la tasa de desocupación descendiera al 5,65%, según la mediana de las previsiones de 20 economistas consultados por Reuters, cuyas estimaciones fluctuaron entre un 5,5% y un 6,0%.

La economía de Brasil tuvo un crecimiento nulo en el tercer trimestre respecto al segundo, lo que generó alarma entre las autoridades que han reducido las restricciones al crédito y han ofrecido recortes impositivos para estimular el consumo y proteger a la economía del impacto de la crisis de deuda europea.

La tasa de desempleo de Brasil del año pasado también anotó niveles mínimos históricos, lo que elevó los salarios en la medida en que los empleadores competían por la mano de obra.

Sin embargo, una vacilante economía ha comenzado a arrastrar al mercado laboral, que durante noviembre agregó el menor número de empleos en 11 meses.

El mes pasado, el número de brasileños con trabajo en las seis mayores áreas metropolitanas estudiadas subió un 0,3% respecto a octubre y permaneció sin cambios en la comparación interanual, afirmó el IBGE.

La cifra de personas que buscaron empleo sin conseguirlo cayó un 9,6% en noviembre frente a octubre, a 1,3 millones, y bajó un 7,9% en la comparación interanual.

Los salarios reales, a los que se descuenta la inflación, se mantuvieron sin cambios en noviembre respecto a octubre en 1.623,40 reales (US$875,15) y aumentaron un 0,7% en comparación con noviembre de 2010.