La tasa de desempleo de Brasil subió inesperadamente en octubre a un máximo de seis años, según datos oficiales publicados el jueves, lo que aumenta la evidencia de la gravedad de la recesión del país.

La tasa de desempleo no desestacionalizada de Brasil subió en octubre a un 7,9%, dijo el jueves el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE). Analistas encuestados por Reuters esperaban que el indicador se mantuviera sin cambios desde el 7,6% de septiembre.

En diciembre de 2014, el desempleo tocó un mínimo histórico de 4,3%, pero desde entonces se han recortado cientos de miles de puestos de trabajo y muchos analistas advierten que la tasa de desocupación podría llegar al 10% en 2016.

El IBGE informó que los salarios ajustados por inflación se redujeron un 0,6% con respecto a septiembre y un 7% desde octubre de 2014, a un promedio de 2.182,10 reales (US$581,09) por mes.

La cifra de brasileños que tenía empleo en las seis principales áreas metropolitanas que estudia el IBGE bajó en un 1% interanual, a 22,5 millones de personas, mientras que el número que buscó trabajo sin éxito se disparó un 67,5% interanual en octubre, a 1,9 millones de personas.

Se prevé que Brasil se contraerá más de 3% en 2015 y un 2% el año próximo, en la que sería la desaceleración más prolongada para la mayor economía de América Latina desde la década de 1930.

El enfriamiento del mercado laboral brasileño no ha ayudado al banco central a controlar la inflación. Los precios al consumidor subieron más de un 10 por ciento en los 12 meses a mediados de noviembre, más del doble del objetivo oficial para el indicador.