Sao Paolo. El desempleo en Brasil subió más de lo esperado en enero, en una señal de que la mayor economía de Latinoamérica se está desacelerando tras un explosivo crecimiento el año pasado.

La tasa de desocupación de Brasil se elevó a un 6,1% en enero desde un mínimo histórico del 5,3% en diciembre, dijo este jueves el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

Se esperaba que la tasa de desempleo subiera a un 6%, según la mediana de los pronósticos de 19 economistas consultados por Reuters, que fluctuaron entre un 5,6% y un 6,1%.

El desempleo en el país sudamericano alcanzó pisos históricos en los últimos meses, generando presión sobre los salarios y la inflación en la medida que los trabajadores exigieron mayores remuneraciones.

El referencial Indice Nacional de Precios al Consumidor Amplio (IPCA) del país cerró el 2010 en su máximo nivel de seis años.

En enero, el Banco Central elevó la tasa de interés referencial, Selic, a un 11,25% desde un 10,75%, para tratar de contener las presiones sobre los precios y se espera que los consejeros vuelvan a elevar la tasa Selic en su próxima reunión del 1 y 2 de marzo.

Sin embargo, el alza en la tasa de desempleo de Brasil es una nueva evidencia de que la economía del país se está enfriando para llevar un ritmo más sustentable después de crecer en torno al 7,5% el año pasado.

Algunos analistas afirman que la inflación ya llegó a su cima.

El número de brasileños con empleo en seis grandes áreas metropolitanas estudiadas bajó un 1,6% a 22,08 millones de personas, pero subió un 2,2% en la comparación interanual, dijo el IBGE.

La cifra de personas que buscó trabajo sin conseguirlo subió un 13,7% en enero frente a diciembre, a 1.423 millones de personas. El número cayó un 15,6% en la comparación interanual.

Los salarios reales, a los que se descuenta el efecto de la inflación, subieron un 0,5% mensual en enero a 1.538,30 reales (US$920), y un 5,3% frente a enero del 2010.