Sao Paulo. Un declive en las tasas de interés brasileñas, que podría extenderse durante los próximos meses, está empujando el crecimiento en los volúmenes de operaciones de contratos futuros en el BM&FBovespa, dijo Eduardo Guardia, presidente financiero del operador de mercados.

El denominado segmento de derivados BM&F del operador de bolsa, el tercer mayor del mundo, se está beneficiando de las expectativas de que las tasas del país pronto podrían tocar mínimos históricos, dijo Guardia el viernes en una conferencia para comentar las ganancias del primer trimestre.

Los inversores apuestan por los denominados contratos DI como modo de predecir el nivel de la tasa de crédito al día referencial del banco central en un período determinado.

Los encargados de las políticas han afirmado que una economía global débil ayudará a mantener la inflación baja en los próximos meses, lo que señala que los costos de endeudamiento podrían terminar el año a un nivel inferior al actual 9%

La tasa Selic cayó a un mínimo récord de un 8,75% tras la crisis financiera global del 2008.

"Los volúmenes en el segmento BM&F están reaccionando positivamente a las expectativas de tasas más bajas", dijo Guardia.

"Vemos que esos volúmenes están creciendo sobre la tendencia en el extremo largo de la curva", añadió.

El contrato a plazo sobre tipo de interés en enero del 2014 fue el más transado en el operador al inicio de la sesión del viernes. Su rendimiento cayó a un 8,37% desde un 8,46% en la sesión previa. Los rendimientos bajaron a nivel general y los mayores declives se concentraron en los contratos de plazos más largos.

Las acciones de BM&FBovespa subían un 0,3% a 10,16 reales el viernes. La acción ha ganado un 4,4 por ciento este año.

La compañía, con base en São Paulo, dijo a última hora del jueves que su ganancia neta en el primer trimestre incumplió por poco las expectativas de los analistas, pese a la baja en los gastos operativos.

La compañía ganó 280,4 millones de reales (US$143 millones) durante el trimestre, un incremento de un 3,6% con respecto al año anterior.

El resultado no cumplió la estimación promedio por 282,9 millones de reales calculada por nueve analistas en un sondeo de

Reuters, principalmente porque la tasa tributaria efectiva de la compañía subió de manera significativa y porque los gastos financieros se dispararon.

Los ingresos netos subieron un 6,5 por ciento a 502,8 millones de reales, superando ligeramente los 500 millones de reales pronosticados en la consulta.