Hong Kong. La debilidad en los mercados globales se extendió este miércoles a las bolsas de Asia, al aumentar el temor de que los problemas de deuda de Grecia, puedan propagarse a otros países, lo que empujó el euro a mínimos en un año contra el dólar.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas retrocedía un 1,65%, mientras que Hong Kong tocó mínimos en 9 semanas y Shanghai ganó un 0,77% luego de haber alcanzado mínimos de 7 meses al crecer el escepticismo sobre el rescate de 110.000 millones de euros.

El euro, que sufrió su declive diario más pronunciado desde junio pasado en la sesión anterior, tocó otro mínimo en un año a US$1,2936 dólares antes de recuperarse levemente. Los operadores esperan que la divisa continúe bajo presión.

"Uno tiene la sensación de que la eurozona se está convirtiendo en un caso perdido y los rumores sobre (...) España y Portugal no ayudan. Creo que el mercado quiere llevar al euro a un mínimo de US$1,25 en el corto plazo", dijo Joanthan Cavenagh, estratega de divisas de Westpac en Sidney.

Los mercados en Japón, Corea del Sur y Tailandia estuvieron cerrados por feriados.La aversión al riesgo hizo subir al dólar, con un alza del 0,3% en el índice que mide su desempeño contra seis monedas, sumándose a su alza de un 1,4% del martes.

Esta fue su mayor ganancia diaria en lo que va del año y llevó al índice a su máximo desde mayo del 2009.

El petróleo extendía sus pérdidas y caía hacia US$82, luego que el martes registró su declive porcentual diario más pronunciado en tres meses, por el aumento en inventarios y la firmeza del dólar.

El índice Hang Seng de Hong Kong perdía más de un 2% y tocaba un mínimo en nueve semanas, con las acciones bancarias cayendo de manera amplia.

En tanto, el referencial de Shanghái llegó a caer hasta un 2%, su mínimo en 7 meses, pero tras un rebote técnico cerró con un alza del 0,8%.

El índice chino exhibe el peor desempeño de la región, tras caer más de un 13% en lo que va del año debido a que las medidas de Pekín para ajustar su política monetaria cobraron un fuerte precio en las acciones bancarias y de bienes raíces.

"Aunque parezca que los problemas en Estados Unidos y Europa no se traspasarán a Asia, los inversores están tratando de deshacerse de su riesgo lo más pronto posible", dijo Castor Pang, jefe de investigación de Cinda International.

Las acciones australianas retrocedieron un 1,3%, a su mínimo desde comienzos de marzo, con el sector de materias primas liderando las pérdidas.

El oro ha cedido su estatus de refugio seguro al dólar, y continuaba perdiendo terreno luego de retroceder fuertemente más temprano en línea con una venta amplia de materias primas y acciones.

A las 06:05 hora GMT, el oro al contado se negociaba a US$1.165,90  la onza contra el cierre del martes a US$1.170,65.