El efecto del terremoto de 7,2 grados de magnitud en la escala de Richter que afectó Guatemala el 7 de noviembre de 2012 tendrá un impacto en la economía de más de US$133 millones, según un informe preliminar divulgado este miércoles por la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL) al Banco de Guatemala (central).

De acuerdo con información de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), el terremoto provocó al menos 44 muertes, dejó a 22.516 personas damnificadas, 29.063 viviendas con daños, 33.379 evacuados, de los cuales 6.919 personas se ubicaron en albergues temporales.

Los fondos del impacto del terremoto, equivalen a 0,28% del Producto Interno Bruto (PIB) nominal y de ellos cerca de US$100 millones corresponden a daños y el resto a pérdidas, revela el documento al cual tuvo acceso Xinhua.

De los US$133 millones, el 50,5% es por daños y pérdidas de la propiedad pública y el 49,5% restante de impacto al sector privado, principalmente al de menores ingresos, como grupos sociales vulnerables y pequeños empresarios, según informe del Banco de Guatemala.

Del total de daños y pérdidas, el 72,4% afectó el sector social, que incluye vivienda, educación, salud y patrimonio cultural y deportes, el 17,4% afectó la infraestructura, que comprende transporte, electricidad, agua y saneamiento e infraestructura institucional, el 7,8% dañó otros sectores, y el 2,4% afectó los sectores de agropecuaria y comercio.

Según el Ministerio de Finanzas Públicas, los fondos destinados a la reconstrucción se obtendrán de una reorientación de préstamos ya existentes y de una reasignación de partidas presupuestarias, afirma el documento.