Las consecuencias del terremoto y el tsunami comenzaron a sentirse en el sector económico. La bolsa de Tokio tuvo un descenso, la moneda también se vio afectada y hubo un aumento en la entrada de inversores en los llamados valores refugios.

Sin embargo, según consigna El Mundo, algunos cálculos apuntan a que el crecimiento del país podría reducirse en 2%, frente al 3,3% que había calculado el Banco Central.

Este hecho ocurre justo cuando el país estaba enfrentando una lucha contra el endeudamiento del Estado y la deflación y además estaba tratando de recuperarse luego de la contracción que sufrió en el cuatro trimestre de 2010, donde el Producto Interno Bruto cayó 0,3% frente al tercer trimestre.

David Cortina, del servicio de baca privada Banif cree que aún es muy pronto para hacer evaluaciones, pero considera que la ralentización del crecimiento se situaría en 2.5%.

“No cabe duda que el terremoto de Japón es otro problema más que añadir para la recuperación económica internacional que hemos conocido en las últimas semanas, como el problema de Oriente Medio, la posibilidad de subida de tipos en la zona euro, la rebaja de rating de Moodys para España, etc", dijo.

Al detalle. Plantas automotrices, fábricas de productos electrónicos y refinerías cerraron el viernes a lo largo de Japón, tras un poderoso terremoto que golpeó al país y generó un tsunami, destruyendo carreteras y dejando sin electricidad a millones de casas y empresas.

Líderes de los partidos de gobierno y oposición exigieron un presupuesto de emergencia para financiar las obras de reconstrucción después de que el primer ministro Naoto Kan los llamó a "salvar al país", dijo la agencia de noticias Kyodo.

El Banco de Japón dijo que haría su máximo esfuerzo por asegurar la estabilidad del mercado financiero, mientras aviones de la Fuerza Aérea volaban por la costa noreste del país para evaluar los daños del peor sismo que remece al país en 140 años.

El terremoto de magnitud 8,9 provocó un desplome de la bolsa japonesa y, de paso, llevó a las acciones globales a su menor nivel en casi seis semanas.

Varios aeropuertos, como el Narita de Tokio, permanecían cerrados y los ferrocarriles no operaban. Todos los puertos del país estaban cerrados.

El gigante de la electrónica Sony Corp, uno de los mayores exportadores de la nación, cerró seis fábricas, reportó Kyodo.

"Hay fábricas de autos y semiconductores en el norte de Japón, por tanto habrá algo de impacto económico debido al daño a las fábricas", explicó Yasuo Yamamoto, economista de Mizuho Research Institute en Tokio.

Al menos 60 personas murieron y un número indeterminado resultaron lesionadas por el sismo, dijo la agencia Kyodo, con incendios que se desataron desde la ciudad de Sendai en el norte de Japón hasta Tokio.

Un tsunami de 10 metros de altura impactó al puerto de Sendai en la Prefectura de Miyagi, situado a unos 300 kilómetros al noreste de Tokio.

Miyagi y sus zonas circundantes incluyen grandes zonas industriales y de manufacturas, con muchas plantas de químicos y electrónicos. Pero los primeros reportes del área no eran muy precisos y no estaba claro si algunas plantas fueron cerradas simplemente por falta de electricidad o por eventuales daños.

Miyagi, la región más afectada por el sismo, representa cerca del 1,7% del Producto Interno Bruto (PIB) de Japón, dijo Macquarie Research.

"Hay dos preocupaciones básicas relativas a la economía. La primera es que el frágil ciclo económico no está en posición de resistir un trastorno significativo", agregó Macquarie en una nota.

*Con informaicón de Reuters.