Madrid. El Tesoro Público español dijo este jueves que adjudicó bonos a 3 años por 3.903 millones de euros (US$4.679 millones), frente a un objetivo previsto de hasta 4.000 millones de euros (US$4.795 millones), en un periodo particularmente volátil para la deuda soberana.

A la puja por los títulos se presentaron peticiones por 8.251,72 millones de euros (US$9.891 millones) y el interés marginal se fijó en 3,394%, frente a 2,030% de la subasta anterior.

"Es una buena noticia para el mercado. Es un salto cualitativo muy importante porque estamos hablando de una demanda de unos 8.000 millones frente a una media de entre unos 4.000 y 6.000 millones de euros de subasta anteriores", dijo Juan Antonio Cabrera, economista de Caja Madrid.

La subasta suscitó una fuerte expectación en un momento marcado por la subida de las rentabilidades y una ampliación de los diferenciales de los bonos de los distintos países periféricos del euro frente a sus pares de referencia alemanes, todo ello generado por el temor a un contagio de los problemas griegos hacia países como España, Irlanda y Portugal.