Madrid. En plena tormenta financiera, el Tesoro Público español adjudicó este martes ligeramente por encima del importe máximo establecido para sus letras al más corto plazo, aunque para ello se vio obligado a mantener un alto costo de financiación.

Con los niveles de la prima de riesgo y de los rendimientos de la deuda pública en zona de máximos históricos, el Tesoro dijo que colocó 1.628 millones de euros en letras a tres meses desde los 4.792 millones de euros solicitados, con un tipo marginal del 2,650%, frente al 2,500% de la emisión anterior del pasado 26 de junio.

También colocó 1.420 millones de euros en letras a seis meses desde los 4.287 millones de euros solicitados con un tipo marginal del 3,950%, frente al 3,369% de la anterior emisión, también del pasado 26 de junio.

"Es un buen resultado, con ratios de cobertura superiores a los de la subasta anterior cuando la prima de riesgo estaba 100 pb por debajo de la actual. Pero hay que tener en cuenta que son plazos cortos y no tienen la misma significación que los plazos más largos", dijo Estefanía Ponte, directora de Economía y estrategia de Cortal Consors.

Para el estratega de Citigroup en Madrid, José Luis Martínez, el resultado de la subasta demuestra que el Tesoro español puede continuar financiándose sin problemas insalvables a estos plazos, pero la situación continúa siendo insostenible desde la óptica de la financiación privada.

"Las ratios de cobertura han sido buenas, ha subido tipos menos de lo que se esperaba y son niveles apetecibles", dijo José Luis Martínez, estratega de Ciitigroup.

"No hay dudas de que el Tesoro pueda seguir accediendo a la financiación a estos plazos, pero el problema es para la financiación privada", añadió Martínez.

Por su parte, una fuente de Economía señaló que hasta el momento el Tesoro tiene cubiertas el 68,6 por ciento de las emisiones de deuda a medio y largo plazo previstas, lo que permite mantener la "estrategia de prudencia".

"El tipo de interés de emisión del conjunto de la deuda era del 3,27% a 30 de junio de 2012, aún por debajo del 3,90% alcanzado a diciembre de 2011", agregó Economía.

La desconfianza que generan las cuentas regionales sumado a las dudas de que España logre cumplir con su calendario de consolidación fiscal en un clima de profunda recesión económica, han golpeado la confianza inversora en el país, elevando el coste de financiación hasta niveles considerados insostenibles.

A las 11.10 hora local, el diferencial de la deuda española a 10 años frente a su equivalente alemán se situaba en los 628 puntos básicos (pb), frente a los 632 pb inmediatamente posteriores al anuncio del resultado de las emisiones y comparado con los 630 pb de últimas transacciones del lunes.

Analistas dijeron que el diferencial hispano-alemán también se había beneficiado en alguna medida por el hecho de que la agencia de calificación Moody's rebajó anoche la perspectiva de Alemania a negativa desde estable lo que hizo repuntar ligeramente el rendimiento de la deuda germana.

Moody's también tomó la misma acción para Holanda y Luxemburgo advirtiendo que podrían tener que incrementar el apoyo para los endeudados estados de la zona euro como España e Italia.