Lisboa. El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, aseguró que la "primera prioridad" de la UE es combatir el desempleo juvenil, una situación que afecta a cerca de 5 millones de europeos menores de 25 años.

"Queremos fomentar la movilidad en la UE y, por eso, hemos creado varios programas con los que combatir el desempleo joven", indicó Barroso durante la presentación de un convenio en el que varias empresas sellaron su compromiso para combatir el paro juvenil en Europa.

El acuerdo, llamado "Alianza por la Juventud", fue firmado por una veintena de compañías -doce de ellas portuguesas- con el objetivo de crear nuevas oportunidades de empleo para los jóvenes en la UE, un acto al que acudieron Barroso y el primer ministro de Portugal, Pedro Passos Coelho.

Actualmente se estima que alrededor de un 22% de los europeos menores de 25 años se encuentran desempleados, un porcentaje especialmente elevado en Grecia, España y Portugal, países en los que ronda el 56%, el 53% y el 35% respectivamente.

En ese sentido, el presidente de la Comisión hizo hincapié en la "importancia" de promover "la movilidad de los jóvenes en el espacio europeo", con programas como el proyecto de prácticas Erasmus Plus, porque son una "buena experiencia profesional" que las empresas del continente "valoran"

No obstante, matizó que la movilidad debe de ser una elección "libre" para los europeos y no una obligación, por lo que consideró que la Comisión debe trabajar para que los países comunitarios también puedan ofrecer a sus jóvenes nuevas oportunidades de empleo.

"La responsabilidad de crear empleo es de los Estados miembros (...) pero también es posible crear una política europea de empleo juvenil compatible con la de los gobiernos nacionales", señaló el responsable del Ejecutivo comunitario.

Pedro Passos Coelho dio la bienvenida a la firma del acuerdo "Alianza por la juventud", una iniciativa de la empresa de alimentación Nestlé que garantiza la creación, por parte de las firmas participantes, de 500 puestos de trabajo y 8.000 de prácticas, en Portugal durante los tres próximos años.

Entre estas compañías se encuentran Facebook, Google y Twitter, Axa, Vodafone, Cargill y Nielsen, así como las portuguesas Luis Simoes, Jeronimo Martins, Portucel, Sonae y el Banco Portugués de Inversiones (BPI).

"Desde aquí lanzo un desafío a otras empresas en Portugal a que sigan este ejemplo", recalcó Pasos Coelho, cuyo Gobierno invirtió además este año 1.300 millones de euros -el 0,8% del PIB luso- en apoyar la creación de empleo joven en el país mediante el proyecto "Garantía Joven".

Para el mandatario luso, el número de jóvenes en Portugal en paro -cerca de 140.000- sigue siendo "muy elevado", aunque matizó que llegan "señales de esperanza" en un momento en el que las perspectivas de recuperación del país "se van confirmando".

Las autoridades lusas, que en mayo cerraron el programa de asistencia financiera auspiciado por la troika, esperan que el país regrese a la senda del crecimiento económico -después de tres años consecutivos en recesión-, con un aumento previsto del PIB de un 1,2% para este año.

Sin embargo, cerca de 120.000 portugueses, muchos de ellos jóvenes, emigraron el pasado año a otros estados de la UE, una ola migratoria que unida a la caída de la natalidad ha acentuado el envejecimiento demográfico de la población del país.