El compromiso de los empresarios por seguir invirtiendo es total y firme, sostuvo el titular de la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (Confiep), Martín Pérez, al opinar que el crecimiento de la economía nacional retroalimentará la confianza del sector empresarial.

Señaló que, pese a que la posibilidad de invertir se ha hecho más difícil debido a trabas burocráticas, el empresariado sigue adelante, prueba de ello es que el Perú recibirá de inversión privada unos US$42.000 millones, lo mismo que se invirtió el año pasado.

“No es que no haya inversión, sí la hay. Sin duda, los buenos resultados económicos van a retroalimentar esta confianza para seguir avanzando (…) Los empresarios somos optimistas de lograr cerca del 3% de crecimiento o más durante este año”, refirió Pérez.

A su criterio, las facultades que el Poder Ejecutivo pedirá al Congreso para legislar en materia económica deben orientarse a resolver la problemática de las trabas burocráticas y a dinamizar la economía.

“Espero que el Congreso pueda hacer esto (…) Sin duda, creo que hay consenso y predisposición positiva hacia las facultades. Yo sí creo que debería haber una delegación de facultades acotadas para que no genere incertidumbre en algunos grupos políticos”, manifestó en declaraciones al diario El Peruano.

De otro lado, el líder empresarial indicó que un posible aumento de la remuneración mínima vital (RMV), que se discute a nivel del Consejo Nacional del Trabajo (CNT), debe estar asociada a la competitividad laboral y que el verdadero reto es formalizar a las empresas en el país.

“La formalización generará espacios donde los trabajadores tendrán mejores ingresos”, remarcó, al advertir que aquellos que trabajan en la informalidad no tienen ningún tipo de derechos laborales y se encuentran en la absoluta desprotección.

“Por ello, la prioridad debe ser tomar acciones para ir resolviendo esta problemática de manera paulatina”, añadió.

El titular de la Confiep comentó también que, a pesar del clima de tensión que generan los conflictos sociales, la positiva calificación que recibe el Perú de los organismos internacionales refleja que existe confianza en el país.

Reiteró, en ese sentido, su condena a los actos de violencia en Islay, por la oposición al proyecto minero Tía María, expresó que no existe proyecto político ni ideológico que justifique la violencia que se observó en la zona, por lo que –dijo- todos los sectores deben sumarse a la paz social.

“Hemos visto una situación inaceptable, gente enardecida tirando piedras a los policías, eso no lo podemos permitir nunca más y el Estado debe defenderse con el respaldo de todos. En el país se hará lo que la mayoría quiera y lo que la ley dice. No se puede hacer lo que una minoría pretende imponer”, anotó.