Santiago. La presidenta chilena, Michelle Bachelet, se reunión con el líder de los empresarios, Andrés Santa Cruz, para abordar la desaceleración de la economía, uno de los temas que ocupan al gobierno, debido a las estimaciones de Chile crecería sólo algo más de un 2% en 2014.

Tras el encuentro, Santa Cruz dijo que valoraba la disposición de las autoridades de "privilegiar el crecimiento, como una de las causas principales de que a Chile le vaya bien".

"También he visto, y lo ha reiterado la presidenta, el crecimiento es uno de los principales ejes que le preocupan al Gobierno y que, sin duda, el sector privado es el motor de desarrollo. Eso a mi juicio es una muy buena señal", agregó el presidente de la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC).

Otro de los temas abordados con Bachelet fue la reforma laboral que impulsa la actual Administración, orientadas a fortalecer a los sindicatos, el sistema de negociación colectiva y el derecho huelga eliminando la opción de contratar trabajadores de reemplazo.

La intención del Gobierno es presentar esta reformas al Congreso en el último trimestre de este año.

Santa Cruz expresó que "nosotros le hemos manifestado cuáles son nuestros puntos de vista de cuáles deben ser las materias que hoy nos deben ocupar, en términos de posibilitar más y mejores empleos, y mejores remuneraciones".

Respecto a los plazos para la presentación del proyecto de ley, Santa Cruz aseveró que "más que las fechas nos importan los contenidos de los proyectos y hemos manifestado nuestra opinión respecto a cuáles deben ser los contenidos".

El código laboral chileno se ha mantenido casi sin modificaciones desde la década de 1980, cuando fue impuesto bajo la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Históricamente, los empresarios se han opuesto a los cambios en la legislación laboral y actualmente argumentan que es más importante privilegiar la recuperación del crecimiento de la economía y la generación de empleos.