Viena. El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, dijo este lunes que confía en que España cumpla sus compromisos de disciplina presupuestaria a pesar de fijarse un objetivo de déficit más laxo que el previsto en principio.

En una declaración ante la prensa durante una visita a Viena, Barroso dijo que la Comisión todavía no había visto el presupuesto de España para el 2012 y que necesitaba más información sobre el desvío que tuvo Madrid en 2011, por lo que no podía hacer comentarios al respecto.

Sin embargo, agregó: "No tengo dudas de que el Gobierno cumplirá sus compromisos con respecto al Pacto de Estabilidad y Crecimiento".

El nuevo objetivo de déficit presupuestario del gobierno español para 2012 es menos duro del acordado inicialmente con la Comisión Europea, lo que ha puesto en duda la credibilidad del nuevo pacto fiscal firmado el viernes por 25 de los 27 socios de la UE para reforzar el control de las cuentas públicas.

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, ha insistido en que cumple las directrices europeas, porque continúa comprometido con llegar al objetivo de un déficit del 3% del Producto Interior Bruto en el 2013.

La nueva meta para 2012 del 5,8% del PIB es más realista que la original del 4,4%, pero sigue siendo exigente, aseguró Rajoy la semana pasada.

Esta táctica española obligará a la UE a decidir si castiga a España por no cumplir el objetivo inicial.

Barroso también destacó que Rajoy firmó el pacto fiscal el viernes pasado y añadió: "Estoy seguro de que España cumplirá sus compromisos de estabilidad financiera y presupuestaria".