Reuters. La Reserva Federal de Estados Unidos no debe "ceder a las recomendaciones cómodas" de quienes quieren resolver los problemas económicos con un mayor estímulo de política monetaria, dijo este martes un funcionario de alto rango de la Fed.

El presidente de la Fed de Dallas, Richard Fisher, considerado un duro dentro del consejo del banco central estadounidense, advirtió que la Fed no debería ser "cómplice de las travesuras" de las autoridades políticas de Washington, que no han hecho lo suficiente para apoyar a la alicaída economía estadounidense.

"A menos que las autoridades fiscales puedan estructurar sus asuntos, para incentivar al sector privado a poner el dinero barato y abundante que la Fed ha entregado a la economía a trabajar en la creación de empleos, la política monetaria resultará ineficaz", dijo Fisher en declaraciones preparadas para la Universidad de St. Andrews.

La Fed rebajó a fines del 2008 su tasa de interés a cerca de cero y desde entonces ha comprado US$2,3 billones en activos financieros de largo plazo, en una medida sin precedentes para reactivar la economía tras la peor recesión en décadas.

Aún así, la recuperación ha sido lenta y el crecimiento económico errático, por lo que ha crecido la presión para que la Fed tome nuevas medidas de estímulo, especialmente después de conocerse que la economía creó en mayo menos empleos de los esperados y que la tasa de desempleo subió a un 8,2%.

Sin embargo, Fisher mantiene su renuencia a nuevas medidas, por considerar que "representarían una forma de profundizar la ya enorme incertidumbre y angustia que las empresas enfrentan con nuestra política fiscal imprudente". Para mí, ese sería el camino a la perdición para la Reserva Federal", sostuvo.