La titular del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, subrayó que el país dispone de más de US$40.000 millones en reservas "para administrar el mercado cambiario evitando alteraciones bruscas y enfrentar cualquier pulseada que nos quieran hacer".

"Ahora hasta dicen desdoblamiento o devaluación después de las elecciones. Son cosas que no van a ocurrir porque el Gobierno tiene una política de fondo que se va a mantener", dijo la titular del Central al referirse a la reciente corrida contra el peso.

“El Gobierno tiene una política de fondo que se va a mantener y que apunta a profundizar el proceso de transformación productiva”, afirmó Marcó del Pont al descartar enfáticamente que se vayan a producir situaciones traumáticas “como ocurrió en el pasado”.

En una entrevista con el portal de la Agencia Paco Urondo, la funcionaria afirmó que “a partir de esta pulseada que se vio en el mercado cambiario en los últimos días se hicieron circular rumores sin fundamento".

Respecto a esto último, recordó que “el mercado de cambios ha sido en la Argentina un terreno donde se han dado pulseadas importantes por parte del poder económico para forzar determinados objetivos, como una devaluación".

"Y en los últimos años hubo este intento de plantear que la única variable relevante para garantizar el crecimiento y la competitividad es el tipo de cambio”, añadió.

La titular del BCRA advirtió que ha habido “cambios estructurales enormes en esta década ganada, que hacen que la Argentina muestre datos duros de solvencia externa que no tienen precedentes".

A su juicio, "los gobiernos de Néstor y de Cristina Kirchner dejaron y están dejando a la Argentina, por primera vez en muchas décadas, menos deuda que la que existía al momento en que asumieron”.

Por otro lado, dijo que "algunos intentan agitar un fenómeno como el mercado negro, que siempre existió pero que es ilegal, de baja profundidad y claramente especulativo".

"Lo que hacemos nosotros es asegurar que se mantenga este proceso de administración cambiaria que nos permitió ir absorbiendo shocks externos e internos, garantizando la competitividad del tipo de cambio y la disponibilidad de divisas para seguir creciendo”, explicó.

Marcó del Pont precisó que “el año pasado se transaron en el mercado único y libre de cambios más de 100.000 millones de dólares y en lo que va del año más de 20.000 millones. Es importante tener en cuenta estas magnitudes, que desacreditan lo que plantean algunos sobre vasos comunicantes entre precios y el dólar ilegal”.

La presidenta del Banco Central defendió la competitividad del tipo de cambio al señalar que “la Argentina se planteó políticas para evitar la apreciación cambiaria y la primarización que dieron resultado, porque vemos que lo que más viene creciendo es la participación de las exportaciones industriales en las ventas externas totales".

"Pero, además, aparecen otras cuestiones estructurales que definen la competitividad, por ejemplo, el crecimiento de la productividad, que fue enorme en estos años y que tiene que ver con el aumento de la inversión", señaló.

En este sentido, destacó que "el año pasado terminamos con una tasa de inversión del 23% del PIB, que sigue siendo una de las tasas históricas más altas y otro factor de competitividad fundamental es el crédito, que está jugando un rol distinto".

Esto es así, consideró, debido a que "la modificación de la Carta Orgánica del BCRA nos dio la posibilidad de orientar el crédito y los últimos datos que tenemos muestran que cuando desde el BCRA empezamos a plantear la necesidad de orientar el crédito hacia la inversión y fundamentalmente hacia las pequeñas y medianas empresas, entre mediados del año pasado y lo que va de este año el crédito a PYMES aumentó en 5 puntos".

"Pero estas cosas no se debaten y en cambio se discute sobre el dólar ilegal”, criticó.

Respecto del nivel de reservas del Banco Central, Marcó del Pont sostuvo que “lo más importante a tener en cuenta es que estas reservas que tiene el Banco Central se nutren de dólares del comercio exterior, dólares que son de la Argentina, no son dólares prestados".

Esto significa que "Argentina dispone de 40.000 millones de dólares para administrar el mercado cambiario evitando alteraciones bruscas y enfrentar cualquier pulseada que nos quieran hacer".

Por tanto, subrayó, "existen condiciones objetivas para que esto sea posible, sin voluntarismos, y cualquier dato duro que se quiera tomar muestra esta fortaleza: el stock de reservas internacionales en relación con el tamaño de la economía y con los servicios de la deuda supera ampliamente al registrado durante los noventa”.