Ciudad de México. El Banco de México está inconforme con el nivel actual de inflación y, lo que es peor, estima que los precios regresarán por encima del umbral de 4% en algunos meses del segundo semestre, después de que se espera que bajen de dicho nivel entre abril y junio.

El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, reconoció que el balance de riesgos para la inflación “sí se ha deteriorado respecto al informe previo”, pero dijo que si bien los precios podrían subir por encima del cuatro por ciento durante el segundo semestre del año, confía en que terminará 2014 por debajo de dicho nivel.

“Lo que podemos decir enfáticamente es que el Banxico si bien no está conforme con el nivel actual de inflación, considera que el proceso inflacionario está bajo control y que se recuperará la tendencia hacia el objetivo permanente (de 3%)”, manifestó.

Durante la presentación del Informe Trimestral de Inflación octubre-diciembre 2013, Carstens explicó que el balance de riesgos para la inflación se ha deteriorado, por los choques en precios y efectos de segundo orden en los precios, así como por la volatilidad que podría generar ajustes cambiarios que afecten la inflación.

Estimaciones. Acerca de sus previsiones de inflación para 2014, indicó que en los primeros meses se espera una inflación por encima de cuatro por ciento, para que en el segundo trimestre disminuya por debajo de esta cifra.

Reiteró el objetivo de inflación de tres por ciento, más menos uno por ciento, de manera eficiente, es decir con el menor costo para la economía.

“En términos generales la inflación en 2013 tuvo un buen año, la inflación general siguió mostrando una tendencia a la baja y la subyacente se ubicó en mínimos históricos. Sin embargo, en el cuarto trimestre de 2013 la tendencia descendente de los precios se vio interrumpida por aumentos de precios de transporte colectivo urbano, como el metro del Distrito Federal y en los transportes de otras ciudades y también se dieron algunos choques en productos agropecuarios”, precisó.

La inflación se ha visto concentrada en aquellos bienes y servicios afectados por las medidas fiscales y aumentos de precios públicos, destacó.

En lo referente a los riesgos sobre la inflación, comentó que nuevos episodios de elevada volatilidad en los mercados financieros internacionales podrían generar un ajuste cambiario que potencialmente afecten la inflación.

“En el caso de México hemos podido enfrentar esta situación bastante bien sí ha habido una volatilidad pero manejable y ni el Banxico ni ninguna otra autoridad financiera han tenido que adoptar alguna medida extraordinaria para intervenir el comportamiento de los mercados financieros”, expuso.

“Es posible que la turbulencia internacional siga pero esperamos que México continúe teniendo un buen manejo, y estaremos atentos en caso de que hubiera alguna afectación en el tipo de cambio que genere presiones inflacionarias, que se tengan que atender por medio la política monetaria”, recalcó.

Sobre la posibilidad de tomar alguna medida extraordinaria para atajar la volatilidad, dijo que el Banxico podría echar mano de medidas que ya ha adoptado en el pasado, pero dijo que es muy remota la posibilidad de periodos de alta volatilidad en el caso de México que ameriten la necesidad de tomar medidas extremas.

Contexto internacional. Comentó que en Estados Unidos distintos indicadores apuntan a una recuperación franca y dado a esta mejoría la Reserva Federal ha comenzado el proceso de normalización en su postura de política monetaria.

“Ayer (el martes) Janet Yellen, la titular de la Fed, enfatizó que podría terminar el programa de compra de activos hacia octubre de este año y anunció que probablemente mantenga las tasas bajas hasta 2015”.

El economista mexicano reconoció que el aumento de las tasas de interés en Estados Unidos estimuló salidas de capitales de países emergentes a los industrializados procedentes de instrumentos de deuda y de acciones.

Estimó que México cerrara con un déficit de cuenta corriente menor a dos por ciento, lo que junto con otras medidas ha dado estabilidad a las variables financieras.

El gobernador del banco central descartó la posibilidad de salidas importantes de capital de México, al señalar que el país se ha distinguido del resto de países emergentes no sólo por un manejo prudente de la economía y por la realización de reformas estructurales.

4076

 

Mejorará el Crecimiento para 2015. El Banco de México afirma que el balance de riesgos para el crecimiento de la actividad económica ha mejorado, respecto al informe previo, ya que en el corto plazo las expectativas más favorables para la economía de Estados Unidos podrían significar un mayor dinamismo de la demanda externa.

Destacó que el Banxico ajustó al alza su proyección de crecimiento para la economía mexicana en 2015 a un rango entre 3,2% y 4,2%. “La subimos un poco por el impacto esperado de las reformas.”

Para 2014 prevé que la economía avanzará entre tres y cuatro por ciento, y que habrá una generación de empleos entre 620 mil y 720 mil. Para 2013 estima que la economía mexicana habría crecido 1,2%.

Durante la presentación del Informe Trimestral de Inflación octubre-diciembre 2013, el gobernador del Banxico, Agustín Carstens, afirmó que la reactivación de la economía también se derivó de la incipiente mejoría que ha mostrado el consumo privado.

No obstante, la inversión fija bruta, la cual se ha venido contrayendo desde 2012 no ha mostrado un cambio de tendencia.

Tasas negativas de corto plazo. Cuestionado sobre la afectación a la economía por las tasas negativas, el gobernador del Banxico respondió que se trata de tasas de interés reales negativas transitorias y de corto plazo, ya que si se consideran las tasas de largo plazo, éstas son positivas.

“Esto en buena medida es una situación que se da a escala global. No nos podemos aislar de la influencia en los mercados financieros internacionales, donde está habiendo mucho arbitraje y por esa misma razón ha habido un ingreso importante de capitales a México.

“Eso también ha tenido un impacto a la baja en las tasas en México, y eso refleja precisamente el hecho de que la economía global está creciendo a tasas por debajo de su potencial. En la medida en que el crecimiento económico en México y a escala global vaya agarrando su nivel, sería de esperarse tasas de interés mayores y eso beneficiará el ahorro hacia adelante”, enfatizó.