Fráncfort. El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, criticó al Gobierno estadounidense este jueves, al decir que una reciente escalada del euro se debió en parte a declaraciones de funcionarios de Washington que contradijeron un acuerdo de no comentar sobre fluctuaciones en las cotizaciones de las divisas.

Draghi señaló que varios funcionarios del BCE habían cuestionado el cambio de postura estadounidense en la reunión de política monetaria que sostuvo la entidad este jueves.

El secretario del Tesoro de Estados Unido, Steve Mnuchin, dijo esta semana que le agradaba un dólar débil, argumentando que era bueno para las operaciones comerciales de su país, mientras que el secretario de Comercio, Wilbur Ross, también hizo referencia al tema.

"Varios miembros expresaron preocupación, y esta preocupación iba más allá simplemente del tipo de cambio, era por el estado general de las relaciones internacionales en este momento", señaló Draghi.

Sin ser específico, Draghi dijo que el euro se había apreciado en parte debido al "uso en debates sobre el devenir del tipo de cambio de un lenguaje que no refleja los términos de referencia que se han acordado".

Probablemente se refería al encuentro del Fondo Monetario Internacional (FMI) de octubre en el que los países acordaron que "detendrían las devaluaciones competitivas y (...) no apuntarían a tipos de cambio con fines competitivos".

"Varios miembros (del Consejo de Gobierno del BCE) expresaron preocupación, y esta preocupación iba más allá simplemente del tipo de cambio, era por el estado general de las relaciones internacionales en este momento", señaló Draghi.

El euro trepó recientemente a máximos de tres años frente al dólar y el mismo jueves el titular del BCE destacó que la reciente escalada en los mercados de cambio internacionales es una fuente de incertidumbre.