México D.F. El gobernador del Banco de México (central), Agustín Carstens, afirmó que tras la peor crisis financiera desde la Segunda Guerra Mundial, la economía del mundo está comenzando a recuperarse; sin embargo advirtió que hay que estar alerta a la evolución de la situación de Europa.

En un artículo titulado "El papel del G-20 en la reforma a las redes de seguridad de las finanzas internacionales", señala que los acontecimientos en Europa muestran en el horizonte grandes desafíos.

A su juicio “lo que hemos aprendido de crisis pasadas no debe ser olvidado. En este contexto, el G-20 ha discutido la puesta en marcha de importantes reformas a la arquitectura financiera internacional; México ha apoyado decididamente estos esfuerzos de coordinación global".

Sostuvo que ahora los países deberán en el futuro inmediato reforzar sus marcos macroeconómicos, particularmente su posición fiscal, señaló El Financiero.

Asimismo, expresó la necesidad de que las naciones trabajen en reducir sus vulnerabilidades en la balanza de pagos y poner en marcha una estrategia proactiva de administración de la deuda.

En el caso de México, destacó que el país ha ampliado su capacidad de respuesta a través de oportunas reformas tributarias y fiscales.

Advirtió, al respecto, que los esfuerzos naciones pueden ser poco efectivos si persiste una falta de coordinación y cooperación internacionales.

Carstens enfatizó la importancia de crear alternativas de financiamiento como las líneas institucionales de crédito, para asegurar que se reduzcan los incentivos que hoy fomentan la acumulación de reservas de divisas extranjeras como una medida de prevención.

Añadió que una opción es la Línea de Crédito Flexible (LCF) creada recientemente por el Fondo Monetario Internacional (FMI).