Washington, Xinhua. El presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, y el secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, pidieron este viernes más voluntad política y mayores esfuerzos para acabar con la pobreza extrema para el año 2030 y para fortalecer la inclusión social.

La pobreza extrema es una "mancha en nuestra conciencia" y el Banco Mundial está procurando reducir la tasa de pobreza extrema global de 21% a menos de 3% para el año 2030, dijo Kim en un seminario celebrado al margen de Reuniones de Primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial.

Para alcanzar esta meta, el progreso en la reducción de la pobreza en el Africa subsahariana y en el sur de Asia es crítico y el sector privado puede desempeñar un papel importante en el financiamiento de infraestructura y otros proyectos, indicó Kim.

Por otra parte, Kim enfatizó que el crecimiento económico sin cohesión social es insostenible.

Ban señaló en el mismo seminario que los encargados de elaboración de políticas en diferente países deben movilizar recursos financieros limitados para eliminar el hambre y la pobreza.

"Lo que importa es la voluntad política", subrayó el jefe de la ONU.

De acuerdo con las medidas establecidas a nivel internacional, la pobreza extrema se refiere a quienes viven con menos de US$1,25 diarios.