Nueva York. Los precios de los títulos del Tesoro de Estados Unidos registraban sólidos ascensos este jueves por la tarde, evocando el momento más candente de la crisis crediticia, a medida que crecían las preocupaciones por las endeudadas naciones de la zona euro y la posibilidad de que sus problemas desaceleren la recuperación global.

Los inversionistas escaparon hacia los valores de bajo riego del Tesoro de Estados Unidos, a medida que aumentaban las dudas sobre la capacidad de la naciones de la zona euro de resolver sus problemas de deuda, lo que, a su vez, acentuaba las preocupaciones de que la recuperación tras la recesión pueda tomar mucho más tiempo que lo esperado.

Este jueves por la tarde, la inquietud de que los bancos una vez más puedan tener problemas para obtener financiamiento elevó los precios del Tesoro aún más.

La tasa Libor a tres meses se disparó desde 0,37% de este miércoles a 0,42%, según Mike Chang, estratega de tasas de interés en Credit Suisse en Nueva York. La tasa Libor es el referencial para los costos de préstamos a corto plazo para muchas empresas y consumidores. Un alza en la tasa Libor acentúa las preocupaciones de que los costos para los consumidores y clientes también puedan ascender.

"Más y más gente está preocupada sobre el financiamiento", dijo Chang. "La gente está preocupada por la posibilidad regresar al acontecimiento de 2008" cuando los bancos confrontaron problemas obteniendo efectivo en medio de las preocupaciones sobre el riesgo de la contraparte.

A medida que los inversionistas escapaban del euro y se trasladaban hacia el dólar, la nota de dos años sumaba 7/32 a un rendimiento del 0,761%; la nota de 10 años sumaba el 1 11/32 al 3,386 mientras que el bono de 30 años ganaba 4 4/23 al 4,152%. El oro ascendía, las acciones se desplomaban y el euro sucumbía frente al dólar.

"El mercado está reaccionado a desplazamientos sin precedentes de las divisas, particularmente a la tasa euro/yen", dijo Brian Varga, jefe de negociaciones en títulos del Tesoro de Estados Unidos en Standard Chartered. La "preocupación en la Unión Europea es el 'retorno del capital', no el 'retorno sobre el capital'", dejando a Alemania y Estados Unidos como únicas alternativas".