El gobierno estadounidense no presentará al Congreso tres Tratados de Libre Comercio (TLC) pendientes de aprobación hasta que los legisladores no voten un acuerdo que favorece a trabajadores afectados por esa liberalización, informaron altos cargos este lunes.

Los TLC con Colombia, Panamá y Corea del Sur no serán presentados "hasta que tengamos un acuerdo en el Congreso sobre la renovación de una robusta y ampliada Asistencia al Ajuste Comercial (TAA por sus siglas en inglés)", explicó en teleconferencia con periodistas Gene Sperling, director del Consejo Económico Nacional.

El TAA es un programa creado en 1962, bajo la presidencia de John F. Kennedy, para ayudar a los trabajadores estadounidenses afectados por el libre comercio, mediante ayudas directas o reciclaje profesional.

En 2010 benefició a poco más de 282.000 trabajadores, con un presupuesto de US$575 millones, según cifras del Departamento de Trabajo.

El TAA quedó en suspenso en febrero, junto a otros programas de la agenda comercial estadounidense, entre ellos las Preferencias Arancelarias Andinas (ATPDEA).

Los tres TLC pendientes de aprobación están por su parte en fase de consultas con el Congreso, para redactar su legislación de implementación.

"Nuestro compromiso con los trabajadores es tan importante como conseguir que avancen los TLC", añadió en la misma rueda de prensa telefónica Ron Kirk, Representante Comercial del presidente Barack Obama.

El calendario de aprobación de todo ese paquete de medidas "va a ser determinado por el Congreso", añadió Kirk.

Sindicatos estadounidenses, aliados tradicionales del Partido Demócrata, han advertido recientemente que numerosos trabajadores han empezado a sentir el impacto del fin del programa TAA.

Estados Unidos sufre una tasa de desempleo del 9%, según las últimas cifras mensuales.

Los TLC pendientes de aprobación con Colombia (desde 2006), Panamá y Corea del Sur (ambos desde 2007) podrían crear decenas de miles de empleos y aumentar las exportaciones estadounidenses en al menos US$11.000 millones, según cifras oficiales.

Las conversaciones con el gobierno colombiano, cuya última ronda se celebró el pasado viernes en Washington "continúan progresando muy bien", aseguró Kirk.