Con el reclamo de adecuar la política comercial del país a la de sus socios mayores del Mercosur y con la confianza puesta en el encuentro que mantendrán este viernes los presidentes José Mujica y Cristina Fernández, las gremiales industriales se reunieron este martes con los diputados en el Parlamento para explicar la situación que aqueja al sector.

La ampliación de la lista de productos sobre los que Argentina exige licencias no automáticas para su importación, y las prácticas proteccionistas impulsadas por funcionarios del país vecino, afectan a 585 artículos uruguayos, que representan un flujo comercial anual de US$135 millones, según la información que las cámaras empresariales brindaron a los legisladores.

Los representantes de la Cámara de Industrias (CIU), que accedieron a una invitación cursada por la Comisión de Industria de la Cámara de Diputados, reclamaron a las autoridades adecuar la normativa comercial del país a la vigente en la región.

“Uruguay debería aplicar la misma licencia previa no automática que rige en Argentina y Brasil”, afirmó a El Observador Elbio Fuscaldo, presidente de la Cámara Industrial de la Vestimenta, como una forma de defensa y para demostrar a sus socios que con ese mecanismo se pueden aprobar las solicitudes de importación en plazos razonables. El empresario explicó que de esa manera, el país se alinearía a la normativa de sus socios en un marco de “convergencia de las políticas comerciales” del bloque regional.

Sin embargo, descartó ingresar en el camino de la reciprocidad de prácticas con Argentina, sino que a través de ese instrumento “se podrá demostrar que en cuatro o cinco días se pueden otorgar las licencias de importación, como hace Brasil”, señaló.

Fuscaldo reclamó además que una vez transcurridos los 60 días, que según el gobierno argentino representa el máximo legal para ese tipo de autorizaciones, las licencias queden concedidas de modo automático.

Sectores. En el caso de la vestimenta, algunos de cuyos productos integran la lista de artículos que requieren licencias previas no automáticas, existen 146 permisos vencidos que afectan exportaciones por US$3,5 millones, monto que significa 20% de las ventas del sector hacia el vecino país.

Por su parte, las exportaciones de alimentos hacia Argentina no están comprendidas en el régimen de licencias no automáticas, aunque sufren las prácticas proteccionistas implementadas desde la Secretaría de Comercio Interno, comentó a El Observador Nelson Penino, director de la Cámara Industrial de Alimentos Envasados.

“Desde mayo de 2010, el mecanismo para importar alimentos en Argentina en lugar de seguir el camino normal de pasar por bromatología, se desvía después y pasa por la Secretaria de Comercio, y de forma arbitraria, algunas pasan enseguida, otras demoran y otras no pasan”, dijo el empresario.

Penino entendió factible una solución para el caso de las licencias pero ve más difícil la situación de los alimentos, “ya que no hay una norma en consideración”, dijo.

Reunión. El encuentro de Mujica y Fernández el viernes en Buenos Aires para intentar destrabar la situación comercial de ambos países generó expresiones de optimismo y confianza en los empresarios y legisladores presentes en la reunión.

El representante del Partido Nacional y presidente de la Comisión de Industrias, Álvaro Delgado, reclamó que “Uruguay reclame firme” en la cita entre presidentes y destacó “que todo el país estará detrás de Mujica”. Por su lado, el diputado del Frente Amplio, Carlos Varela, manifestó que “esta no es una situación coyuntural”, y remarcó la necesidad de que “Uruguay como país encare una reflexión respecto a su situación en el Mercosur (...) y a cómo establecer relaciones comerciales para que no sean tan desiguales entre los socios del Mercosur”.

En tanto, Alejandro Bzurovski, presidente de la Unión de Exportadores (UE), dijo que las expectativas están “cifradas en que se pueda conseguir destrabar la situación. Pero la preocupación mayor es resolver esto para el futuro”.