La inflación de Brasil medida por el referencial Indice Nacional de Precios al Consumidor Amplio (IPCA) se habría acelerado en enero debido a la presión estacional del alquiler de vivienda y por alzas en el costo del transporte, mostró este viernes un sondeo de Reuters.

La inflación también continuaría su avance en febrero, dado que en ese mes el indicador refleja otro impacto de alza típico de comienzos de año, que son los reajustes del sector educación.

La mediana de las previsiones de 12 analistas consultados por Reuters apuntó a un alza del IPCA del 0,79% en enero, tras un avance de 0,63% en diciembre. Los pronósticos oscilaron entre una aceleración del 0,75% al 0,87%.

"Es sobre todo el aumento de transportes, con el autobús y un poco el etanol (...) Educación tal vez tenga algún impacto ahora, pero el grueso es en febrero", dijo Marcelo Carvalho, jefe de investigación económica para Latinoamérica del Banco BNP Paribas.

La tarifa del autobús urbano fue reajustada en algunas capitales brasileñas, entre ellas Sao Paulo.

Otro grupo con aceleración de precios en enero sería el de vivienda.

"La vivienda sube más porque está el tema del alquiler", dijo Newton Rosa, economista jefe de la correduría SulAmérica Investimento.

El estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) divulgará el IPCA de enero el martes a las 09:00 hora local (11:00 GMT).