El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, planea recortar en un 14 por ciento el presupuesto para 2018 de la Guardia Costera para destinarlo a la seguridad fronteriza, la construcción del muro con México y el control de la inmigración, según un proyecto al que tuvo acceso en la noche del martes el diario norteamericano The Washington Post.

Además, la propuesta presupuestaria prevé una reducción del 11 % a la Administración de Seguridad en el Transporte, encargada de la seguridad aeroportuaria (TSA, por sus siglas en inglés).

Por su parte, el presupuesto de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), que aporta los primeros fondos de respuesta a desastres naturales como huracanes, tornados o inundaciones, también sufrirá un recorte del 11 %, de acuerdo a la información del diario The Washington Post, citado por EFE.

Estos porcentajes dejarían el presupuesto de la Guardia Costera en 7.800 millones de dólares (9.100 en 2017), en US$4.500 millones el de la TSA y 3.600 el de la FEMA.

El costo estimado del muro creció progresivamente desde alrededor de US$8.000 millones que calculó en un principio Trump, hasta los US$21.600 millones que calculó hace poco el Departamento de Seguridad Nacional estadounidense.

Los recortes en la Guardia Costera incluyen la desactivación de un programa de patrullas antiterroristas en puertos y vías fluviales, así como la cancelación de la construcción de una embarcación de guerra tipo cutter con un costo estimado de US$500 millones.

Estos recortes están previstos pese a que el presupuesto global del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, del que dependen todas, aumentará en un 6,4 % (US$2.900 millones) hasta los US$43.800 millones.

Parte del incremento (US$1.900 millones) irá a financiar los centros de detención para inmigrantes, unos US$285 millones a la contratación de 500 agentes fronterizos y 1.000 agentes migratorios y otra parte no especificada irá a la construcción del muro.

El presupuesto del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) crecerá un 36% hasta los US$7.900 millones y el de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) en un 27 % hasta los US$14.200 millones.

El gobierno estadounidense anunció que quiere empezar la construcción del muro en El Paso, en Texas; Tucson, en Arizona, y El Centro, en California; todas ciudades fronterizas.

El costo estimado del muro creció progresivamente desde alrededor de US$8.000 millones que calculó en un principio Trump, hasta los US$21.600 millones que calculó hace poco el Departamento de Seguridad Nacional estadounidense.

Sin embargo, Trump asegura que la factura del muro la abonará finalmente México pese a que el dinero para su construcción lo tenga que adelantar Estados Unidos.