Washington. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, impuso este lunes fuertes aranceles a la importación de lavadoras y paneles solares, lo que representa un revés para la industria de energía renovable en la primera de varias restricciones potenciales al comercio.

La decisión viene luego de que la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos (ITC, por su sigla en inglés) decidió que ambos productos importados "son una causa sustancial de daños graves a los fabricantes nacionales", dijo en un comunicado el representante comercial estadounidense, Robert Lighthizer.

Los aranceles a las lavadoras superan las recomendaciones más duras de los miembros del ITC, mientras que los aranceles solares fueron más bajos de lo que los productores nacionales esperaban. Las restricciones apuntan a ayudar a los fabricantes nacionales, pero generaron quejas de que aumentarán los costos para los consumidores.

Trump impondrá un arancel de un 20% sobre las primeras 1,2 millones de lavadoras residenciales importadas en el primer año, y una gravamen del 50% en las máquinas que superen esa cifra. Los aranceles disminuyen a 16 y 40% respectivamente en el tercer año.

Se impondrá un arancel del 30% a las células y módulos solares importados durante el primer año, y se reducirá al 15% en el cuarto año. El arancel permite importar 2,5 gigavatios de celdas solares sin ensamblar cada año.

Por su parte, la Secretaría de Economía de México criticó la decisión de aplicar aranceles a las importaciones de lavadoras y paneles solares y dijo que utilizará todos los medios legales a su disposición para garantizar que Washington cumpla sus obligaciones internacionales.

"México utilizará todos los recursos legales para que Estados Unidos cumpla con sus obligaciones internacionales, en particular, respecto de la compensación prevista en el artículo 802.6 del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN)", dijo la cartera en el comunicado.