Washington. El presidente Donald Trump partió durante la madrugada de este jueves a Suiza para asistir al Foro Económico Mundial en Davos, donde promoverá su agenda "Estados Unidos primero" y buscará establecer un comercio más justo y recíproco entre el país norteamericano y sus aliados.

Trump, que despegó desde Washington, arribaría en Zúrich este jueves por la mañana y luego se dirigiría a Davos para participar en dos días de eventos que culminarán en un discurso este viernes ante el foro de líderes políticos y empresariales.

El exmagnate, que nunca fue invitado al foro en su calidad de empresario, será el primer presidente de Estados Unidos en asistir a Davos desde Bill Clinton en 2000, lo que le dará la oportunidad de relacionarse con la misma élite de "globalistas" a la que criticó en su campaña presidencial en 2016.

Asesores de la Casa Blanca dijeron que el mensaje de Trump será el mismo que ha dado durante otros viajes al exterior durante el último año: Estados Unidos quiere fuertes vínculos con sus aliados, pero busca reducir déficits comerciales crónicos con muchos de ellos.

El mensaje de Trump será el mismo que ha dado durante otros viajes al exterior durante el último año: Estados Unidos quiere fuertes vínculos con sus aliados, pero busca reducir déficits comerciales crónicos con muchos de ellos.

"Estados Unidos primero no es Estados Unidos solo", comentó el alto asesor económico de la Casa Blanca Gary Cohn, que viaja con Trump. "Cuando crecemos, el mundo crece. Somos parte de él y somos parte de una economía mundial. Y el presidente cree eso", aseguró.

Poco antes de su viaje a Davos, Trump aplicó un arancel de 30% sobre paneles solares importados, entre las primeras restricciones unilaterales impuestas por el Gobierno como parte de una agenda proteccionista más amplia.

Entonces, este miércoles en Davos, el secretario de Tesoro, Steven Mnuchin, afirmó que recibe con beneplácito la debilidad del dólar. Temores de políticas comerciales proteccionistas ya habían llevado al billete verde a tocar mínimos de tres años y el comentario de Mnuchin lo hundió aún más.

Trump aprovechará el viaje para algunas actividades diplomáticas. Tiene programadas reuniones con la primera ministra británica, Theresa May, y con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, el jueves, y con el presidente de Ruanda, Paul Kagame, actual jefe de la Unión Africana.

La creciente influencia de Irán en Oriente Medio, el desafío de Corea del Norte por sus actividades nucleares y el combate contra militantes de Estado Islámico se perfilaban como tópicos prominentes en sus reuniones.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, dijo al canal RTS que "recomendó enérgicamente" a Trump que viajara a Davos durante una reciente conversación telefónica para hablar sobre Irán... "porque creo que es bueno que el presidente Trump explique su estrategia para Estados Unidos y el mundo aquí en Davos".

Trump ofrecerá una pequeña cena para ejecutivos empresariales europeos el jueves por la noche.