Atenas/París. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, dijo este viernes que las encalladas negociaciones sobre deuda entre Atenas y sus acreedores se reanudarán, pero dejó en claro que le toca al Gobierno griego elaborar un compromiso aceptable.

Juncker emitió estas declaraciones después de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) abandonó el jueves las negociaciones en Bruselas y luego de que un líder de la Unión Europea pidiera a Atenas que dejara de "jugar" con su futuro.

Los comentarios de Juncker fueron secundados por la canciller alemana, Angela Merkel, quien dijo que Grecia y sus acreedores necesitaban mostrar su voluntad para resolver los problemas y que por eso consideró importante que todos siguieran negociando.

Sin embargo, el Ministerio de Finanzas alemán sostuvo que la decisión del equipo del FMI era una advertencia a Atenas.

"El FMI dejó muy en claro el estado de las negociaciones en su comunicado de ayer (jueves). Entendemos que es un llamado, una advertencia a los griegos, para que intensifiquen las conversaciones", indicó.

El tiempo se agota para que Grecia alcance un acuerdo con la zona euro y el FMI que permita desbloquear un desembolso de ayuda financiera a cambio de reformas, a fin de evitar el impago de su deuda a final de este mes, lo que podría provocar su salida de la zona euro.

Pero el primer ministro griego, Alexis Tsipras, no mostraba señales de alarma. Su primera aparición tras volver de Bruselas el jueves fue en un concierto para celebrar el retorno de las transmisiones del canal televisión estatal ERT, cerrado hace exactamente dos años en pleno fervor de los recortes que exigían los acreedores del país.

Ambas partes trataron de mantener viva la esperanza el viernes. Un ministro y asesor de Tsipras dijo que esperaba que se alcance un acuerdo el 18 de junio en una reunión de los ministros de Finanzas de la zona euro.

La Comisión Europea se sumó el viernes a los esfuerzos de la región por calmar las aguas, al decir que el FMI estaba totalmente comprometido con Grecia, pese a que su equipo técnico había abandonado las conversaciones.

"Si leen el comunicado del FMI de ayer (jueves) encontrarán, en la última oración del último párrafo, que ellos mismos dicen que siguen estando totalmente comprometidos con Grecia", dijo la portavoz de la Comisión, Margaritis Schinas, en una rueda de prensa.

Juncker, en tanto, también hizo hincapié en que el proceso no había terminado. "Las negociaciones comenzarán de nuevo, primero a nivel técnico, luego a nivel político", dijo a la emisora de radio France Culture. "Un acuerdo es necesario en los próximos días", dijo, y agregó que "la pelota está en el tejado de Grecia".

Grecia necesita un acuerdo para destrabar los fondos congelados de su rescate o mejorar las condiciones sobre las emisiones de deuda que puede realizar a corto plazo antes del vencimiento de un pago de 1.600 millones de euros al FMI a finales de junio.

La incertidumbre hacía caer al principal índice bursátil de Grecia <.ATG> un 4% en la mañana del viernes. El tabloide alemán Bild reportó que el Ejecutivo germano mantenía "consultas concretas", entre ellas sobre la introducción de controles de capital que restrinjan la retirada de efectivo de bancos en Grecia y las transferencias al extranjero si el país cae en el impago.