El gobierno uruguayo y la Unión Europea (UE) mantuvieron este miércoles un encuentro bilateral en la Cámara de Industrias para “estrechar” los lazos comerciales y de cooperación. La misión de la UE estuvo encabeza por el director general de Empresa e Industria de la Comisión Europea (CE), Daniel Calleja, y una veintena de empresas privadas que en la tarde mantuvieron una serie de contactos con sus colegas de Uruguay para analizar posibilidades de invertir en sectores como el transporte, biotecnología, minería, farmacéutica, entre otros. En su discurso de apertura del encuentro Calleja elogió “la estabilidad” política y económica de Uruguay, al tiempo que se sumó a las críticas contra el gobierno argentino por la estatización de YPF. Por su parte, el ministro de Industria, Roberto Kreimerman, destacó la importancia estratégica y compartida con la UE para fomentar la internalización de las pequeñas y medianas empresas (Pymes).

En la declaración conjunto que emitieron las partes se resalta que es “preciso involucrar directamente a los representantes de la industria y a las autoridades públicas con el fin de que el diálogo sea más eficaz y pueda enfocarse en la consecución de objetivos concretos”. En ese sentido, se prevé que una misión de empresarios uruguayos visite la Unión Europea en el correr del segundo semestre.

Daño al Mercosur. El director general de Empresa e Industria de la Comisión Europea (CE), el español Daniel Calleja, advirtió de una "pérdida de confianza" de Europa con el Mercosur debido a la decisión del gobierno argentino de expropiar el 51 por ciento de las acciones de la petrolera YPF a la española Repsol. La CE "tiene un mandato de negociación" con el Mercosur, el bloque regional que integran Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, para la búsqueda de un acuerdo comercial pero tras la decisión del gobierno de Cristina Fernández “es evidente que ha habido una ruptura de confianza", dijo Calleja a EFE. El funcionario recordó que las principales autoridades de la CE y el Parlamento Europeo, entre otros, "condenaron" la medida de expropiación del 51 por ciento de las acciones de YPF en manos de Repsol y "expresaron su solidaridad" con la empresa española, que "es un inversor europeo importante", recordó.