Bruselas. La Comisión Europea lanzó una investigación este viernes tras las quejas de productores del bloque que dicen que los exportadores estadounidenses de bioetanol usan subsidios estatales injustos para vender su combustible a Europa a precios ilegalmente bajos.

La investigación fue anunciada formalmente en una declaración en el boletín oficial de la Unión Europea (UE).

La pesquisa sigue a un reclamo formal que hizo en octubre ePURE, la asociación de la industria europea de bioetanol, que alegó que las deducciones impositivas en Estados Unidos permiten que sus exportadores bajen su precio de venta a la UE en alrededor de 40%, dijeron diplomáticos europeos.

Si las autoridades de la UE encuentran evidencias de prácticas comerciales injustas, eso podría resultar en la aplicación de aranceles de importación sobre millones de litros de bioetanol a partir de agosto del 2012.

"Hoy la UE inició investigaciones contra los subsidios y contra las prácticas de dumping sobre las importaciones de bioetanol de Estados Unidos, para establecer si las importaciones estadounidenses de bioetanol tienen un efecto adverso en la industria europea de bioetanol", dijo John Clancy, portavoz de comercio de la UE, en una declaración.

"Estas investigaciones están basadas en un reclamo presentado por la industria europea del bioetanol. Los resultados provisionales se esperan para el 24 de agosto del 2012", dijo el comunicado.

El organismo de la industria local, ePURE, cuyos miembros producen el 80% de el bioetanol de Europa e incluye a CropEnergies de Alemania y Abengoa de España, solicitó la investigación en octubre, diciendo que "importaciones masivas y repentinas" de bioetanol estadounidense están perjudicando a productores de la UE.

Europa usó alrededor de 5.000 millones de litros de bioetanol en el 2010, de los cuales alrededor de 12% fueron importados de Estados Unidos y Brasil, según estimaciones de la industria.

Se prevé que el porcentaje subirá en momentos en que los productores de la UE enfrentan un clima más frío, con campos más pequeños que sus rivales en otros países.

En un caso similar, la UE impuso aranceles en el 2008 de hasta 400 euros (US$530) por tonelada sobre el biodiésel estadounidense y los extendió a Canadá en el 2009.